Aglomeraciones que provocan obstrucciones vehiculares y fallas en los equipos, registran los nuevos verificentros establecidos en la ciudad de Puebla, pese a que actualmente ya se encuentran en funcionamiento los cinco establecimientos que el gobierno del estado asignó a la capital.

Empleados de los centros de verificación vehicular confiaron a e-consulta que el tiempo en el que se revisa un automóvil se alarga debido a que los equipos dejan de funcionar tras realizar decenas de revisiones, por lo que deben esperar a que estos se destraben.

A través de un recorrido realizado este lunes, se constató que las filas y dobles filas de automóviles que obstruyen el tránsito en las vialidades en las que se encuentran, también se presentaron en los establecimientos del bulevar Carmen Serdán, en la zona de la Central de Autobuses de Puebla (CAPU), así como en el localizado sobre la Calzada Zaragoza, frente al mercado del mismo nombre.

Los otros tres verificentros de la ciudad se encuentran sobre la avenida 25 Poniente, en el bulevar Atlixco y la 31 Poniente-Oriente, así como en el ubicado en la Prolongación Nezahualtcóyotl en la colonia Tres Cruces.

Usuarios detectan fallas en los equipos

Consultado sobre el funcionamiento del verificentro que se ubica en la zona de la CAPU, el señor Roberto Martínez indicó que tardó una hora y media para realizar el trámite de la verificación vehicular, debido a que el equipo de la línea 2 registró una falla.

Además contó que el empleado encargado de realizar el procedimiento dedicó tiempo a platicar e incluso a comprar una torta, por lo que la revisión se tardó aún más. Posterior a ello, se percató de que el equipo en el que por espacio de una hora y media trató de revisar el automóvil no funcionaba, por lo que decidió pasarlo a la línea 2 en donde el procedimiento sólo duró cuatro minutos.

Otro usuario que prefirió no proporcionar su nombre, acusó que la revisión de su automóvil tardó más de una hora y media, por lo que señaló que no observa ninguna mejoría en el funcionamiento de los nuevos verificentros, en relación con los que fueron clausurados entre abril y junio pasado.

“Estaban bien los anteriores –establecimientos-, pero se sabe que es una concesión a Jorge Kawaghi Macari”, señaló, al tiempo de referir que el costo del trámite es superior a las anteriores tarifas.

En contraste, Adolfo Ortigoza Sánchez calificó al servicio como “excelente”, aunque dijo que el problema radica en la saturación que hay, ya que para esperar los usuarios deben hacer dobles filas en las calles en donde se encuentran los establecimientos.

Comentó que vive en el municipio de Acuaco, en la región de Zacapoaxtla, por lo que urgió a las autoridades a abrir un verificentro en esa zona, pues el desplazarse hasta la capital poblana requiere de más tiempo.