Opinión

Santa Apolonia y los dentistas

Sábado, Enero 21, 2023
Leer más sobre Herminio Sánchez de la Barquera
Desde 1634 ha sido considerada la santa patrona de los pacientes dentales y nuestros dentistas
Originario de Puebla de los Ángeles, estudió Ciencia Política, música, historia y musicología en Núremberg, Leipzig, Essen y Heidelberg (Alemania). Es Doctor en Ciencia Política por la Universidad de Heidelberg.
Santa Apolonia y los dentistas

Se cree que Apolonia nació en Alejandría en Egipto, hacia finales del siglo II o principios del III; su muerte debió haber ocurrido alrededor del año 249, durante el último año del reinado de Marcus Iulius Philippus Arabs, un emperador amigo de los cristianos. Poco se sabe de la vida de Apolonia, lo cual ocurre comúnmente con los santos y mártires de los primeros siglos del cristianismo. Se cree que pudo haber sido una diaconisa al servicio de la comunidad cristiana de su ciudad natal.

El obispo e historiador Eusebio de Cesárea (c. 260-340) informa en su famosa historia de la iglesia de diez volúmenes, la "Historia ecclesiastica", acerca de una carta del obispo Dionisio de Alejandría al obispo Fabio de Antioquía. En él escribe Dionisio sobre la persecución de los cristianos en Alejandría, azuzada por un populacho pagano:

«En aquel tiempo, la doncella Apolonia, ya avanzada en años, gozaba de gran reputación. También se apoderaron de ella y le rompieron todos los dientes a golpes. Sus perseguidores entonces armaron una pira frente a la ciudad y amenazaron con quemarla viva si no profería con ellos palabras impías. Pero ella, habiéndose desatado, se arrojó ella misma al fuego y murió abrasada».

Es por eso que, años después, San Ambrosio y San Agustín se preguntaban si a esta muerte había de denominarla martirio o suicidio.

Más artículos del autor

Aquí vale hacer una observación: dado que no tenemos gran certeza acerca de la fecha exacta de su martirio y muerte, es también probable que esto haya ocurrido en tiempos del emperador que siguió a Marcus Iulius Philippus: nos referimos a Gaius Messius Quintus Traianus Decius, quien fue emperador del 249 al 251. Decio mandó proclamar, a principios del año 250, un mandamiento sacrificial general, que quizás tenía como objetivo restaurar el “mos maiorum” (es decir, las antiguas tradiciones precristianas) y, por lo tanto, la antigua religión romana, pero quizás también sólo era un intento de demostrar la lealtad del pueblo hacia el nuevo emperador después del final de la sangrienta guerra: la guerra civil. Cada habitante del Imperio Romano tenía que presentarse ante una comisión para hacer un pequeño sacrificio, tras lo cual recibía un certificado (libellus). Cualquiera que se negara a realizar públicamente un sacrificio al emperador y a los dioses romanos podía ser arrestado y torturado como enemigo público, condenado a trabajos forzados, confiscación de bienes, destierro o muerte. Obviamente, por estar en contra de sus creencias, para los cristianos era un problema acudir a realizar en público estos actos de lealtad al emperador y a los dioses. Pronto siguió una persecución general ya veces muy sangrienta de los cristianos, durante la cual el erudito griego Orígenes fue torturado y el obispo romano Fabianus fue ejecutado. Los cristianos que estaban dispuestos a hacer sacrificios al emperador se salvaron, aunque eran mal vistos por sus hermanos de fe, quienes les apodaban “caídos” (lapsi). El gran número de estos "caídos" provocó violentas disputas dentro de las comunidades cristianas después del final de la persecución. Es, por lo tanto, muy probable que Santa Apolonia haya sido martirizada y asesinada en el transcurso de esas persecuciones ordenadas por Decio.

La epístola de Dionisio es la única fuente contemporánea sobreviviente. Cabe señalar que, en esta versión original, a Apolonia le fueron arrancados los dientes a golpes. Esto cambió en informes posteriores, según los cuales le sacaron los dientes con unos alicates. Hay otras lecturas del cruel destino de Santa Apolonia, que difieren entre sí en varios aspectos. La hagiografía cristiana inventó más y más historias de atrocidades a lo largo del tiempo, “embelleciendo” aún más la versión original. Según otra tradición, Apolonia era la hija de un rey que fue martirizada por orden de su propio padre. Una tercera tradición ve a Apolonia como la hermana del santo diácono Laurentius, se mudó a Egipto, donde sufrió el martirio bajo Decio. Se cree que su tumba está en el Monte Tabor o en el Sinaí. Los comienzos del culto a Santa Apolonia son oscuros. Su nombre aparece en varios martirologios del siglo IX. Ella figura en las extensiones de Florus al Martirologio de Beda el Venerable, señalando que su festividad es el 20 de febrero, mientras que en el Martirologio de Ados de Vienne se registra el 9 de febrero. Esto se incluyó en el Martyrologium Romanum como el día de su conmemoración.

Originalmente, el patrocinio de Santa Apolonia sólo se aplicaba a aquellos con y sin dientes. Será hasta muchos siglos después cuando este patrocinio abarcaría gradualmente a los dentistas. En el Breviario de Utrecht de 1508, por ejemplo, se menciona por primera vez la protección de los pacientes. Según esto, se dice que Apolonia oró después de su martirio en la mazmorra para que todos los que sufrían de dolor de muelas encontraran la salvación si se volvían hacia ella cuando oraran. Después de escuchar la petición de Apolonia, una voz le habló desde el cielo: "Oh esposa de Cristo, has obtenido de Dios lo que pediste". Una versión similar describe que se dice que ella proclamó, frente a la gente que asistía a su martirio, que todos aquellos que sufrían de dolor de muelas y le rezaran encontrarían curación.

Las razones de la protección de Apolonia a los enfermos dentales son obvias. Solo hay que retroceder en el tiempo y ver cómo era la "odontología" en ese entonces. En el pasado no había dentistas en el sentido moderno, sino que había “rompemuelas”: herreros y charlatanes que iban de pueblo en pueblo y rompían, literalmente, los dientes de las mandíbulas de los enfermos en las ferias. Incluso la vista de los instrumentos de esa época es espeluznante. No hay que olvidar que todo el tratamiento se realizaba sin ningún tipo de anestesia. Por estas razones, el miedo al arrancador de muelas estaba más que justificado y explica por qué la gente prefería pedir ayuda al cielo antes que someterse a tales tormentos.

Los que sufrían de dolor de muelas pedían la ayuda del santo o santos que habían sufrido el mismo tormento. Y eso, para el pueblo, era claramente la mártir Apolonia. En el siglo XIII hay una primera referencia a su protección gracias a una moneda de plomo, acuñada en Milán. Desafortunadamente, esta sólo se ha conservado como una copia en la colección de monedas del Castello Sforzesco de Milán. El doctor Petrus Hispanus, más tarde Papa Juan XXI, cuyo pontificado transcurrió de 1266 a 1277, menciona su patrocinio en su "Thesaurus pauperum" (“Tesoro de los pobres”), una especie de diccionario de salud, y recomienda dirigir una oración a Santa Apolonia en caso de dolor de muelas: "Aquella que, en memoria de la santa mártir y virgen Apolonia reza, no será atacado por dolor de muelas ese día". En 1634 Apolonia fue canonizada por la Iglesia Católica junto con todos los venerados antes del siglo X. Desde entonces ha sido considerada la santa patrona de los pacientes dentales y de los modernos “rompedientes”, nuestros queridos dentistas. Aunque evidentemente la técnica actual ha hecho más civilizados los procedimientos que desarrollan los dentistas, probablemente sean los odontólogos los médicos que más pavor siguen despertando entre los pacientes. De eso no los ha salvado ni Santa Apolonia.

La mayoría de las representaciones de Santa Apolonia en las artes plásticas datan de finales de la Edad Media y se extienden hasta el siglo XVIII. Esto va al parejo del apogeo de su popularidad y veneración. Alcanzó su primer apogeo con el desarrollo del patronazgo especial a finales de la Edad Media, que, sin embargo, en algunos países fue rápidamente eliminado por el movimiento luterano. Bajo la influencia de la mal llamada “Contrarreforma”, la Iglesia Católica impulsó nuevamente el culto de Apolonia, por lo que su popularidad volvió a florecer en la llamada “época barroca”. Después de este tiempo hay una disminución significativa. Con el progresivo desarrollo de la Odontología y la implantación de una nueva profesión, la del odontólogo, su patrocinio fue cada vez menos importante, hasta que finalmente en los siglos XIX y XX sólo tuvo protagonismo en las zonas rurales. Hoy en día, Santa Apolonia es considerada la patrona de los dentistas y de todas las profesiones que se han desarrollado en el campo de la odontología y de sus subdisciplinas.

La festividad de esta santa alejandrina es el 9 de febrero. Se le representa generalmente como mártir, con su palma, unas pinzas y uno o varios dientes. Es patrona de los odontólogos y de quienes se dedican a sanar los dientes, protege contra dolores de muelas y, si le rezamos con sinceridad y desesperación, nos protege de los dentistas

 

 

Vistas: 175

Loadind...