Opinión

Cruda realidad

Lunes, Noviembre 28, 2022
Leer más sobre Blanca Alcalá Ruiz
La opresión, violencia, desigualdad e injusticia nos siguen afectando en todos los ámbitos
Licenciada en Relaciones Internacionales por la UDLAP, maestra en Administración Pública por el INAP y candidata a doctora en Administración Pública por el IAP Veracruz. Ha sido Presidenta Municipal de Puebla, senadora de la República y secretaria estatal de Finanzas. Actualmente es diputada federal por Puebla.
Cruda realidad

Mucho se puede hablar de la agenda feminista, del combate frontal de la violencia en contra de las mujeres y de la paridad de género. Sin embargo, en los hechos, se siguen vulnerando nuestros derechos, cada 24 horas, 11 mujeres pierden la vida de manera violenta y la igualdad se ha convertido en arenga política para ganar adeptos.

En el marco de la conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres que se celebró el pasado 25 de noviembre, se deben de tener muy presentes las cifras alarmantes de feminicidios, lo que contrasta el discurso con los hechos.

Y estos son los verdaderos datos: 11 mujeres son víctimas de feminicidio diariamente; 20 mujeres son violadas cada hora; y el 80% se siente insegura en sus estados.

La verdad duele y se quiere ocultar, ya que 13 mil mujeres han sido asesinadas en lo que va del sexenio; mil 250 niñas violadas; 176 mujeres atacadas con ácido; 800 mil casos de violencia intrafamiliar; 22 mil abusos sexuales; y 8 mil desaparecidas.

Más artículos del autor

¿Entonces en dónde están los resultados que tanto presume el gobierno a favor de las mujeres?

En la política social no es la excepción. En esta administración se han eliminado programas fundamentales para el desarrollo e independencia de las mujeres, como las estancias infantiles, las escuelas de tiempo completo, los refugios y los recursos para tener un tratamiento contra el cáncer.

Lamentablemente, por la reducción del presupuesto al Instituto Nacional de las mujeres (INmujeres), se incrementó en un 32% la violencia de género en México y a partir del recorte de 125 millones de pesos en materia de salud materna, aumentó un 55% la mortalidad de las mamás.

¿Dónde quedaron esos recursos para beneficiar a las más de 65 millones de mujeres que viven en el país?

Y de qué sirve la paridad, si las mujeres que ocupan los cargos de elección popular de la mayoría oficialista rigen sus decisiones por los designios de un solo hombre.

Desafortunadamente la regeneración de la vida pública para construir una sociedad más justa e igualitaria, como se vocifera a los cuatro vientos, no ha impactado en el día a día de las mujeres.

Cruda realidad. La opresión, violencia, desigualdad e injusticia, nos siguen afectando en todos los ámbitos.

No bastan las buenas intenciones, hay que presentar hechos y soluciones de raíz.

Las mujeres no somos un botín político. Somos pilares y parte fundamental del crecimiento y progreso del país.

 

(La autora es vicecoordinadora del Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados)

Vistas: 629

Loadind...