Opinión

BlackRock y los 'fondos buitre'

Jueves, Mayo 19, 2022
Leer más sobre Rafael Alfaro Izarraraz
En México, BlackRock tiene inversiones petroleras y relaciones con bancos y empresas
Periodista por la UNAM, maestro por la UAEM y doctor en Ciencias por el Colegio de Postgraduados-Campus Puebla. Es profesor del Doctorado en Ciencias Sociales de la UATx y Coeditor de la revista científica Symbolum de la Facultad de Trabajo Social, Sociología y Psicología.
BlackRock y los 'fondos buitre'

Cómo explicar que una empresa administradora de fondos de inversión como BlackRock se haya convertido en 30 años (se fundó en 1988 y en 1992 adopta con el que se le conoce, en el corazón del epicentro financiero mundial que es Wall Street) en la más importante del mundo y que los valores que maneja puedan casi equiparse al Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos. Una de las razones es Larry Fink, uno de sus socios fundadores y el directivo más influyente de la administradora de fondos. Empezó en la década de los setenta con la compra-venta de bienes hipotecarios. El mismo negocio que en 2007 desencadenó una crisis mundial y donde miles de estadounidenses perdieron sus viviendas. En 1988 funda BlackRock, empresa dedicada a conseguir capitales para invertir y obtener ganancias.

Fink, también señalado como una personalidad perversa, fue aliado de Trump, acuerdo que terminó después de los sucesos de Charlottesville, ciudad en la que ocurrieron enfrentamientos entre supremacistas blancos y minorías de color que, tiempo después, los seguidores del ahora expresidente de EU desencadenaron el asalto a la Casa Blanca después del triunfo de Biden. Fink no sólo formó parte del equipo empresarial de asesores de Trump, también ha estado presente ahí donde es necesario para ganar y agenciarse los fondos de pensiones que son privatizados como ocurrió en Francia, con el actual presidente Macron en su primera elección. En algunos medios franceses se evidenció la relación entre el presidente francés y BlackRock que fue quien influyó en la reforma a las pensiones en aquél país.

Para este momento es probable que los activos de BlackRock sean algo así como 10 mil trillones de dólares. Con influencia en por lo menos una cifra cercana a los cien países y un total de aproximadamente 20 mil empleados en el mundo (16 mil para 2021), con presencia también en todos los continentes. Está presente en lo que Saskia Sassen llamaría la red de ciudades mundiales (Nueva York, Londres, Tokio, Hong Kong) de primer y de segundo orden. México es parte de esas naciones en donde BlackRock tiene inversiones petroleras y relaciones con bancos y empresas; y administra fondos después de la privatización de las pensiones en nuestro país.

En el mundo, lo mismo invierte fondos de capital en la industria armamentista que en las empresas que promueven las energías renovables. Es copropietario de 17 mil empresas aproximadamente como Coca Cola, Apple, Bayer-Monsanto, Microsoft, General Electric, entre otras. Black Rock es un tipo de empresa que surgió como resultado del nuevo orden mundial en la que independientemente de quienes gobiernen el mundo finalmente es la concentración de capital financiero que pulula por el mundo en busca de ganancias inmediatas o lo más rentables posibles sin necesidad de establecer algún tipo de compromiso social con nadie y además son empresas que por su poder son consentidas por los gobiernos de los países pobres y ricos porque es tanto su poder que se espantan ante ellas.

Es también innegable la influencia de estas instituciones administradoras de fondos de inversión en la ciencia. BlackRock es de la revista “científica” británica The Lancet, publicación fundada en 1823 por la comunidad de científicos británicos de la Sociedad Real inglesa, de la que fueron parte ni más ni menos que el mismo Isaac Newton. Dice Juan Manuel Olarieta, que:

“… The Lancet es una marca comercial de Elsevier, un gigante monopolista de la edición que se fusionó con Reed International y cambió su nombre por el de Relx (4). En su cartera comercial tiene otras revistas científicas como Cell. Su capitalización bursátil es 170.000 millones de dólares y obtiene 2.000 millones de dólares de beneficios al año. Su tamaño le sitúa entre los cinco primeros grupos de producción de contenidos del mundo, no muy lejos de Netflix y Disney y por delante de Sony … La ciencia es un gran negocio y las revistas también. Muchas universidades, laboratorios y científicos no pueden pagar el elevado precio de las suscripciones para acceder a los artículos de investigación que, por lo demás, casi siempre se financian con fondos públicos … Desde 2018 en el consejo de administración de Relx se sientan dos nuevos socios: los fondos buitre BlackRock y Artisan Partners. El primero es el mayor accionista de Relx, con más del 10 por cien del capital. También es el segundo mayor accionista de las farmacéuticas Pfizer, Johnson & Johnson y Merck, justo por detrás de Vanguard, otro buitre gigantesco …Deberían estar claros los motivos por los cuales las revistas científicas publican ciertos artículos, no publican otros y orquestan montajes fraudulentos para mejorar los beneficios de las grandes empresas farmacéuticas: los mismos que nombran al director de Relx, nombran también al director de Pfizer”. (En: mpr21).

El poderío de BlackRock proviene de que el nuevo orden mundial ha puesto a disposición de este tipo de compañías financieras una masa infinita de miles y miles de trillones de dólares en recursos financieros que provienen del empobrecimiento de los pueblos del mundo. Los fondos que administra BlackRock se originaron de políticas agresivas de fusión e integración de otras pequeñas empresas dedicadas a la misma actividad, de una puesta en práctica estrategias novedosas de mercado que han resultado atractivas para los inversionistas, del uso de los recursos financieros que se encuentran depositados en los paraísos fiscales, como ya lo hemos dicho del uso de los fondos de pensión de diversos países en todo el mundo, de la privatización emprendida por el neoliberalismo en todo el mundo, de la guerra, etcétera.

A estas empresas, dice Juan Hernández Vigueras (ver: Los fondos buitre, capitalismo depredador) en el mundo también se les conoce como empresas de los “fondos buitre” (Blackstone y Goldman Sachs, son otras empresas). Estos fondos provienen de la decisión de convertir los préstamos a los Estados en productos financieros comercializables de donde se alimentaron las administradoras de capitales como BlackRock. Lo de buitre tiene que ver con el hecho de que adquieren las deudas de naciones a las que se les imponen intereses por la demora, pero muy por encima de su valor original y se obliga a las naciones a pagar sin importar el sacrificio que tengan que experimentar sus pueblos. Uno de los casos más representativos ha sido Argentina, pero también Grecia, Chipre y España, entre otros. En caso de no cumplir pues se enfrentan las naciones a estrategias de desprestigio orquestadas por estas mismas empresas quienes controlan medios de comunicación, tribunales e instituciones encargadas de valorar el comportamiento financiero de las naciones.

Existen en la literatura infinidad de ejemplos de cómo a una persona con cierta experiencia en Wall Street crea una firma y luego adquiere una deuda impagable de un país africano por ejemplo en tres millones de dólares y luego de un juicio logra ganar 15 millones de dólares, recursos que el país (Zambia, en este caso) tenía destinado a la educación. El caso emblemático que se refiere a BlackRock: la deuda argentina que asciende a aproximadamente dos mil millones de dólares y de la que es poseedora la administradora aquí cuestionada. Obtuvo bonos de deuda de Argentina; presionó a los argentinos para que paguen porque de no hacerlo se generaría una crisis en las empresas incluidos bancos donde BlackRock tiene intereses. Evitar efecto de crisis tipo dominó a nivel global; BlackRock es intransigente porque no quiere mostrarse débil ante el mundo.

Y los pueblos… qué esperan.

Fuentes:
José Ignacio de Alba; Plataforma contra los fondos buitre; páginas de BlackRock; BBC: Marilyne Buda; Juan Manuel Olarieta; Néstor Restivo, página 12; Julián Zícari.

Vistas: 393

Loadind...