Leviatán en Estados Unidos

Jueves, Enero 7, 2021 - 13:43

Esta guerra electoral en EE.UU. muestra como Trump quiere imponer su criterio

Periodista y analista político en medios locales y nacional, filósofo, docente en nivel superior, activista social, comprometido con la justicia.

El Leviathan, en inglés, o Leviatán, como se conoce popularmente, es seguramente la obra más importante y trascendental del filósofo, político y pensador inglés del siglo XVII, Thomas Hobbes.

Haciendo referencia y escribiendo con espléndida maestría, el autor hace referencia al monstruo bíblico más temido para explicar y justificar la existencia de un Estado absolutista que subyuga a sus ciudadanos. Escrito en el año 1651, su obra ha sido de gran inspiración en las ciencias políticas y, paradójicamente, en la evolución del derecho social.

El personaje del Leviatán proviene de la mitología y de las escrituras de la Bíblia, cuyos gobiernos de la Edad Media utilizaban para justificar los gobiernos reales “por la gracia de Dios”.

El Leviatán es un ser temible que no tiene piedad, escrúpulos ni compasión. Es de una envergadura gigantesca y, según el Antiguo Testamento, se le ha relacionado con el mismísimo demonio y que fue derrotado por Dios para hacer prevalecer el bien sobre el mal.

Estados Unidos, nación que pregona ser la más antigua de la Democracia por 200 años, luego de un proceso electoral entre Donald Trump, republicano y Joe Biden, demócrata, donde se va creando un clima político y social crítico, porque cada uno se dice quien conducirá a su país al desarrollo y equilibrio social; a su vez, las acusaciones mutuas de antidemocráticos.

En medio de esto, Trump impulsó entre el electorado, sentimientos de exaltar el racismo, supremacismo blanco, fascismo y dogmas religiosos, así como propuestas de continuar con una política internacional de superioridad imperialista en materia económica, comercial y financiera.en cuanto a la geopolítica, también la histórica actuación del imperialismo contra naciones que no coinciden con los intereses ideológicos, políticos y económicos a la hegemonía norteamericana.

La derecha norteamericana, ya sea demócrata o republicana, en los hechos, es una democracia bananera, porque históricamente velan por los intereses económicos de la gran burguesía de este país. Quien estima que el mundo es su propiedad, así como que las naciones se deben a sus caprichos, sin respeto alguno por sus soberanías ni dignidad de sus pueblos. Nación que se oponga, será acusada de antidemocrática, de comunista, etcétera; condiciones que obliga al imperialismo a promover golpes de Estado y dictaduras, como también gobernantes títeres ajenos a su nación y pueblo.

El origen de ésta conducta, nace desde los cimientos de su conformación como nación durante la colonización inglesa.

Para el imperialismo en su historia, su Destino es progresar y desarrollar su economía, sin importarle qué mecanismos empleará, así sea someter o aniquilar personas y naciones.

La doctrina del Destino Manifiesto no es estrictamente estadounidense. Se remonta al siglo XVI y más precisamente al conflicto británico-español: la modernidad reformista anglocano-puritana contra el misionismo contrarreformista español.

Los norteamericanos recogen, al inicio del siglo XIX, los elementos conflictivos de esa confrontación tricentenaria y construyen una doctrina justificativa de su poder, superioridad y su pimperialismo predestinado.

La herencia histórico-relifiosa inglesa pasa casi íntegra a sus colonias americanas y condiciona la formulación de la tesis misional, política, económica y espiritual de los habitantes de los territorios septentrionales.

Con la independencia los colonos secularizan al máximo la doctrina que termina siendo el destino patente o evidente (manifest). Un destino preordinado, fundado en la vieja teología puritana; discriminatoria, que divide a los hombres en elegidos y réprobos, en razas y en naciones.

Nosotros, en tanto pueblo mayoritariamente católico devenimos para ellos en hombres réprobos, racialmente infeirores y una nacipon derodenada de segundo rango.

Al nacer México, como nación independiente, cortamos los lazos con un pasado que juzgamos negativo, pero los angloamericanos nos endilgaron todos los vicios que durante siglos sus ancestros habían atribuido a los españoles. No nos sirvió distanciarnos de éstos; la doctrina del Destino Manifiesto se había constituido al calor de la disputa contra españoles y los angloamericanos nos echaron encima la montaña de prejuicios que habían formulado.

Para los anglicanos “todas las acciones y decisiones humanas” son resultado de la vocación o llamado (calling) con el que Dios favorece a sus elegidos.

Los conquistadores anglos opinaban que a los indios había que tratarlos con benevolencia si era útil pero, en caso contrario, había que recurrir a los soldados para que los desbastaran y quedaran listos para la palabra de los predicadores. A cambio de los bienes materiales que los anglos obtenían de los indios los recompensaban otorgándoles la conversión cristiana.

“The Puritan way of Life”. En el siglo XVII la doctrina puritana acompañó a Inglaterra en su papel de abanderada del progreso y la modernidad. Con las mismas doctrinas los peregrinos (1620) y puritanos (1628) pusieron las bases, en la Nueva Inglaterra, de lo que posteriormente serían los Estados Unidos. Allí se forjó la vivencia histórica, aceptada sin rubor por los políticos, del destino histórico, ineluctable, expreso, manifiesto, de esta nación.

La democracia norteamericana se vio influida por la actividad religiosa-política de la teocracia puritana de los siglos XVII y XVIII. Esta teocracia aspiraba “a construir una sociedad espiritual y civil de inspiración bíblica; (p.92)

De ahí en adelante, esta nación, se va creando el sentimiento de que nadie está por encima de ella, sobre todo, contra el mundo capitalista, al diseñar su Doctrina Monroe, con trágicas consecuencias para nuestros países latinoamericanos.

Estos antecedentes nos deben servir para desentrañar el por qué de su política de gobierno y de imperialismo.

Retomando el tema electoral norteamericano, consideremos que tan luego se dio el voto, al ver Trump que los resultados no le brindaron el triunfo, inició una campaña de desprestigio al mismo proceso, acusando que se cometió fraude electoral, que los demócratas compraron votos, que inflaron urnas, así que también votaron los muertos, entre otros casos más. Caso curioso, en México, en cada proceso electoral para elegir presidente de la república, gobernadores, presidentes municipales y legisladores, se aplicaron todo tipo de estrategias como el “carrucel”, por citar uno, para evitar que el pueblo elija a quien en verdad le represente. La perversidad electoral duró 82 años. Por cierto, anda circulando un “meme”, donde dice: “70 años en el poder y no pudieron destruir México” -mediante una imagen de caricatura, pegan una rata; 12 años en el poder y no pudieron destruir México” colocan la imagen de un narco. “2 años en el poder y casi logran destruir México”. Los puritanos de derecha mexicana, cuando están callados, se ven más inteligentes, cuando emiten alguna palabra, suenan medievales.

Esta guerra electoral norteamericana, daba muestras de que la postura de Trump de imponer un criterio de que él es o era el idóneo para continuar en el poder, de que aseguraba a su pueblo una vida mejor, en los hechos, arrojó a su nación al empobrecimiento de la clase trabajadora, a un racismo fascista y criminal, enfrentado contra el mundo, incluyendo a sus aliados. Como siempre, recurriendo al poder militar para hacer sentir el poder y fuerza, así sea masacrando pueblos.

El racismo se fue incrementando contra los miles de personas que ante la pobreza en sus países, no les queda otra que migrar a una nación que presume de ser la “libertad del mundo”.

Imperio que motivó dictaduras y sumisión de gobiernos, como miles de muertos. Mediante títeres como Guaidó, como ejemplo, gobernar. Claro que en México también existen lacayos con misma mentalidad derechista. Lo que ha creado en Bolivia con un golpe derechista, en Brasil imponer a un dictador; sembrar confiticos en Ucrania, Siria, Afaganistán, en África..., hoy la realidad lo desborda, porque no es capaz de una verdadera democracia.

Su derrota fue inminente, a pesar de que entre ambos contendientes, la diferencia es limitada, Trump se niega aceptar que su ego está sangrando.

En todo momento, agitó a grupos derechistas y fascistas, para que se pronuicaran contra los demócratas, hasta que comete un grave error.

Trump presionó al secretario de Estado republicano de Gerogia a que “encuentre" suficientes votos para revocar el triunfo de Joe Biden en los comicios presidenciales en el estado, citando repetidas veces alegatos de fraude refutados y planteando la perspectiva de un “delito penal” si las autoridades no modifican el conteo, según una grabación de la conversación publicada por el Washington Post.

A lo largo de la llamada, Raffensperger y sus funcionarios le dijeron al presidente saliente que la victoria de Joe Biden por 11.779 votos en Georgia fue justa y precisa.

Y repetidamente le dijeron a Trump que sus afirmaciones se basaban en una serie de teorías de conspiración falsas y desacreditadas.

Trump incluso le dijo a Raffensperger que estaba asumiendo "un gran riesgo" al no perseguir sus falsas afirmaciones.

"La gente de Georgia está enojada, la gente del país está enojada", dijo Trump.

"Y no hay nada de malo en decir, ya sabe, um, que usted ha recalculado".

Trump luego fue específico sobre lo que le estaba pidiendo al político, que ha enfrentado amenazas de muerte de los partidarios de Trump.

“Así que mire. Todo lo que quiero hacer es esto. Sólo quiero encontrar 11.780 votos, que es uno más de los que tenemos. Porque ganamos el estado".

El veterano periodista Carl Bernstein afirmó que las cintas en las que supuestamente se escucha a Donald Trump presionando al secretario de estado de Georgia, Brad Raffensperger, para que "encuentre" votos pare revertir su derrota en el estado, son "mucho peor" que el escándalo de Watergate.

Bernstein, quien es conocido por su trabajo de investigación en el escándalo de Watergate de 1972, que llevó a la renuncia del presidente Richard Nixon, dijo: “No es un déjà vu. Esto fue algo mucho peor de lo que ocurrió en Watergate”.

"Tenemos un presidente criminal  y un presidente subversivo en Donald Trump... al mismo tiempo en esta única persona que subvierte los conceptos básicos de nuestra democracia y está dispuesto a actuar criminalmente en esa subversión", declaró Bernstein a CNN.

Al advertir que no daba resultado y que la revelación de la llamada le traerá consecuencias legales, una ves más, en un mitin , donde arengó a sus seguidores a presionar a los senadores republicanos a que asuman su papel en defensa del voto a favor de su candidato, lo cual originó un asalto al Capitolio. Por cierto, inicialmente los policías no actuaron para impedir la avalancha fascista, hasta que se dieron cuenta que la Guardia Nacional estaba por arribar, es cuando repelieron a los manifestantes.

Trump ejerce una política de supremacismo, autoritaria y negativa. Yo el caos, es la personalidad del imperialismo. Le podemos aconsejar que integrantes de FRENAA y su líder Lozano, junto con Sí por México, lo asesoren contra Bien, con el fin de movilizar a los iracundos, hermanos de la derecha mexicana.

El poder político está dividido en Estados Unidos, que responde al caos y terrorismo de Trump, por lo que va a ser difícil a este país recomponer su estabilidad política y social, porque es un proceso de años la condición agrietada y profundamente herida, en cuanto a que Trump atropella el voto ciudadano.

Trump es el representa la inestabilidad del imperialismo, porque el fenómeno Trump deja salir ese rostro del Destino Manifiesto, es decir, el racismo fascista, que polariza aún más a su pueblo.

Con el fin de que Trump no continúe difundiendo mensajes en plataformas, Twitter bloqueó a los usuarios para que no den “me gusta”, retuiteen o compartan uno de los tuits más recientes de Trump. Todavía es posible citar y tuitear la publicación.

Trump publicó un video en el que pedía a los alborotadores que irrumpieron en el Capitolio de los Estados Unidos  que "se fueran a casa", pero una vez más afirmó sin fundamento que las elecciones que perdió en noviembre fueron fraudulentas. También, se agregan los principales medios periodísticos impresos, televisivos y de radio, a no difundir las arengas del golpista.

Este proceso histórico, deja sentir un “Golpe de Estado”, país que jamás podrá cuestionar a otros países que no son afines a los intereses del gran capital, porque la realidad los despoja de su careta antidemocracia.

Entre tanto, veremos que senadores y diputados, está en sus  manos acordar por ir creando condiciones de estabilidad social y política, máxime que el trumpismo fascista salió de las cloacas. Magnífico ejemplo para el mundo en no caer en la política del caos derechista, tal como gemelos mexicanos lo están haciendo rumbo al proceso electoral en este año 2021.

La democracia no está garantizada en ningún país, mientras meritocracia oligarca, se mantenga en la necedad de permanecer en el poder mediante la corrupción. Trump es el espíritu que inspira a las derechas. México debe madurar y no permitir el caos. Cuatro muertos pesan en la conciencia de Trumpo. No lo creo, su egolatría se lo impide.

Ortega y Medina, Juan A. Destino Manifiesto. Alianza Editorial Mexicana-Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 1989.

rodrigo.ivan@yahoo.com.mx

Analista político y de prospectiva social

 


Encuesta