Jueves, 22 de Agosto de 2019     |     Puebla.
Suscríbete


Opinión



¿EL DESPERTAR DE UN NUEVO GIGANTE? ¿EL DESPERTAR DE LATINOAMÉRICA?

Sábado, Febrero 25, 2017 - 09:06
 
 
   

El bloque puede unirse vs. Trump y sus políticas y mirar hacia China, activar Cuenca del Pacífico.

A pesar del crecimiento que han experimentado países latinoamericanos en la última década y de la aplicación de políticas redistributivas, América Latina sigue siendo la región más desigual del planeta, sólo superada por una zona plagada de guerras y hambrunas: el África Subsahariana.

Según el Banco Mundial y el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS), África Subsahariana tiene un nivel de desigualdad del 56,5, seguido por América Latina (52,9) y bastante lejos de Asia (44,7) y Europa del Este y Asia Central (34,7).

Pues bien, gracias al efecto Trump y sus políticas xenofóbicas, el continente puede estar en el camino a cambiar tal situación, Hasta ahora, América Latina había permanecido bastante silenciosa en cuanto a la confrontación del presidente Trump con México.

Sin embargo, los países de la región están planeando varias reuniones ministeriales en los próximos meses donde podrían acordar un apoyo conjunto a México, condenar las políticas aislacionistas del presidente Trump y tal vez incrementar las relaciones con China.

En Chile, del 14 al 15 de marzo, la Alianza del Pacífico, se reunirá para buscar nuevas formas de promover el comercio en la cuenca del Pacífico tras la decisión de Trump de retirarse del acuerdo de la Asociación Transpacífica (TPP).

En abril, se realizará también en Chile una reunión de ministros de relaciones exteriores de América Latina de los bloques comerciales de la Alianza del Pacífico y Mercosur. A México le toca en julio, celebrar la reunión anual de cancilleres de la Organización de Estados Americanos, donde seguramente se debatirá la política de Trump hacia México y el resto de la región. Y en enero de 2018, se realizará la conferencia de cancilleres latinoamericanos con China, en el marco de las reuniones CELAC-China.

Lo anterior, representa ya al menos un primer paso organizacional de los países de Latinoamérica en contra del gigante de la economía mundial y sus políticas xenofóbicas, situación que puede ser por demás benéfica, ya que podríamos estar ante el nacimiento de un nuevo bloque comercial que haga surgir a un nuevo gigante latinoamericano que pueda competirle al norteamericano encerrado entre muros.

Todo este movimiento surgió después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, inició su presidencia anunciando un enfoque de gobierno de "línea dura", según él en aras de una política proteccionista al trabajador estadounidense y separatista del mal que según somos los mexicanos.

Por otra parte, han surgido sucesos que pueden vislumbrar un ligero debilitamiento de Trump que podrían fortalecer el movimiento latinoamericano, ya que en su primer mes en el cargo, el republicano se enfrentó a la realidad de la diferencia entre ser presidente y empresario; y que la gran máquina de gobierno no puede manejarse al capricho de un presidente, con la misma facilidad que un ejecutivo puede gestionar un negocio. Los centros de poder rivales en los tribunales, la burocracia y el Congreso se han encargado de advertirle que pueden surgir en cualquier momento como una amenaza, a sus políticas marginales.

Trump empezó en Washington desencadenando una secuencia vertiginosa de decretos que reveló una determinación a ejercer su poder ejecutivo. Sin embargo, la reacción no se hizo esperar, y pronto se activaron los controles al poder presidencial. ¡Lo que daríamos los mexicanos por contar con controles de poder de tal magnitud!

La primer lección, se encargó de dársela el poder judicial, cuando un tribunal federal detuvo su polémico decreto que prohíbe la entrada al país a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana.

La siguiente, fue cuando a pesar de las mayorías del Partido Republicano en el Congreso, Trump no está haciendo grandes progresos en su agenda legislativa. La oposición está creciendo en el Senado en cuanto al pago de su muro fronterizo con México. Y los demócratas enfurecieron al presidente por el bloqueo en la confirmación de sus nominados al gabinete.

Por todo lo anterior, y en espera que las reuniones de los países latinoamericanos, resulten altamente benéficas, es que podemos estar esperanzados que la situación de Latinoamérica y sobre todo de México cambien y gracias a quien representaría la peor amenaza para el país Donald Trump.

Si bien es cierto como lo indicó en fechas pasadas el presidente de Ecuador Rafael Correa, habrá costo, habrá dolor, pero también habrá oportunidades al salir en defensa de nuestros migrantes, al tratar de homogeneizar el lenguaje de América Latina; va a haber dolor por los discursos crueles, inhumanos, y acciones que acompañan a este discurso; va ha haber costos por el proteccionismo de Estados Unidos, el principal mercado de Latinoamérica, pero va a haber oportunidades. Ese proteccionismo también lo podemos aplicar nosotros y no debe ser una mala palabra, entendido como políticas nacionales para desarrollar el aparato productivo.

Ahora, tenemos la oportunidad para construir nuestras propias capacidades nacionales, para aumentar el comercio intrarregional, situación que puede terminar por unir a América Latina, algo que debimos realizar hace ya mucho tiempo!

[El autor es Director General del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla A.C.]


Semblanza

Germán Molina Carrillo

Director General del Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla A.C.

Ver más +

Encuesta