La trama de Terapia alternativa, la nueva comedia dramática original exclusiva de Star+, despierta interés desde la primera escena y, sin duda, genera conversaciones y reflexiones en torno a los temas que aborda, desde la monogamia y las relaciones de pareja, hasta las convenciones sociales, el deseo y la culpa.

La serie gira en torno a una excéntrica terapeuta llamada Selva (Carla Peterson) y una pareja de amantes compuesta por Elías (Benjamín Vicuña) y Malena (Eugenia ‘China’ Suárez), que recurre a ella para que los ayude a separarse. Casados y con hijos, los protagonistas de la infidelidad viven su relación con intensa pasión, pero a la vez, sienten una inmensa culpa, que hace que terminen buscando ayuda para ponerle fin al vínculo, a pesar del placer que les genera.

Las preguntas que inspiraron la serie

Al momento de poner en marcha el proyecto, los tres guionistas de la serie -Ana Katz, Daniel Katz y Alejandro Jovic- mantuvieron extensas conversaciones sobre cómo querían contar la historia de infidelidad de Elías y Malena. “El planteo de la serie, de una pareja que no puede separarse como amantes, lleva directo a las preguntas acerca de qué manera vivimos, cuáles son las reglas preestablecidas y cuáles son las que nos representan. En este sentido, Selva es el termómetro perfecto para jugar a hacer esas preguntas porque es un personaje que no se preocupa por defender nada de lo considerado ‘bueno’”, explica Katz, que a su vez dirige la serie.

Desde el inicio, el equipo de escritura también se interesó por el hecho de que actualmente las creencias ideológicas forman un abanico extremadamente amplio. “En este mundo hay múltiples maneras de entender el funcionamiento de una pareja, y dentro de ellas hay muchas que están mal consideradas. Selva hace sus planteos en función de eso”, dice.

La tensión entre el deber y el querer

Así, la historia pone de relieve una y otra vez, la tensión constante que viven los personajes entre el deber y el querer, entre el cumplimiento de un mandato social y la necesidad de ir tras lo deseado. En este sentido, Katz no duda en asegurar que el tema central de “Terapia alternativa” es el interjuego entre las pautas morales que la sociedad impone y las expresiones más humanas que a veces se salen de norma. “En algún momento, todos dudamos, nos cuestionamos, o deseamos algo incómodo. Más allá de la situación económica o social que atravesemos, todos nos preguntamos si estamos donde queremos estar”, comenta.

Una conversación para toda la región

Como señala Katz, la interconectividad en la que vivimos actualmente hace que las historias creadas en un rincón del mundo sean relevantes en todos los demás, pero la identidad compartida por los latinoamericanos como región acentúa aún más la relevancia de los relatos, más allá de las fronteras. “A nivel regional, en Latinoamérica, estamos haciendo preguntas vinculadas al lugar que ocupan la pareja y la familia en la sociedad. Nos estamos preguntando por el significado de la crianza, de la monogamia, de la libertad… Lo que más me interesa de nuestra región es la brecha tan grande que aún existe entre la libertad de elegir cómo queremos vivir en términos de género o de sexualidad, y la obligación de cumplir con determinadas pautas para ocupar un lugar en la sociedad”, sostiene Katz, y concluye: “En este sentido, cualquier contenido que ayude a reflexionar sobre los valores sociales y cuán genuinos son, es necesario y bienvenido”.