El argentino Lionel Messi continúa sin encontrar el buen futbol que le conocemos para festejar su primer gol con el Paris Saint-Germain. En lo que fue su presentación en el Parque de los Príncipes, el delantero jugó 75 minutos y fue testigo desde la banca de la voltereta conseguida por los parisinos ante el Olympique Lyon, partido que quedó marcado por un polémico penal de Neymar y la anotación de último minuto de Mauro Icardi para el 2-1.

Mauricio Pochettino, técnico parisino, decidió mandar a Leo a la banca al minuto 75 para darle entrada a Achraf Hakimi, todavía con tiempo suficiente para que su escuadra pudiera ir en busca de la voltereta. La situación fue clave y los cambios funcionaron, aunque tuvo que ser con Icardi la pieza clave del partido debido a que entró al campo y le otorgó la victoria a su equipo.

La mancuerna Messi-Neymar ya está casi complementada y ambos podrían lucir otra vez los momentos que dejaron pendientes en el Barcelona; en el primer tiempo, ambos tuvieron una gran jugada con taquito del brasileño que el argentino intentó firmar con el gol, cosa que Anthony Lopes impidió al arruinarle la fiesta a los locales.

Para el complemento, Lucas Paquetá aventajó al Lyon. El brasileño entró cómodo y solitario al área para recibir y definir el servicio de Karl Toko Ekambi. Nuno Mendes, quien perseguía a Paqueta, se convirtió en un auténtico espectador del gol rival.

Diez minutos después, el PSG alcanzó el marcador gracias al buen cobro de penal por parte de Neymar. Sin embargo, la jugada se vio envuelta en polémica con la caída en el área del brasileño, pues se vio precedida por un jaloneo con Malo Gusto, defensa del Lyon, que se vio mayormente afectado con el gancho al cuello que le propinó el 10 parisino. Con todo y eso, la pena máxima estaba decretada y contrario a lo que se pudiera pensar, Messi no tomó la pelota e incluso se alejó del área. El indicado fue Ney, quien lo hizo efectivo.

La hazaña del triunfo llegó hasta el tiempo de compensación. Después de la salida de Messi, Ángel Di María le siguió los pasos y entró Mauro. Con 10 minutos en el campo, el delantero definió con la cabeza el servicio de Kylian Mbappé y así el 2-1 llegó para calmar las aguas en el Parque de los Príncipes.

De esta manera, el PSG deja claro su dominio en la Ligue 1 con paso perfecto de seis partidos en esta nueva era del equipo que comanda Messi, aunque todavía no pueda encontrarse con el gol y además parezca que su peso no es total en el esquema de Pochettino.

Foto: