Pan de huevo, relleno de crema pastelera envinada y bañado con una salsa de pepita, es el llamado “mollete poblano”, el postre de la temporada, así lo define Héctor Milliani, el atlixquense que se ha propuesto rescatar tradiciones y platillos olvidados del Atlixco de antaño.

El mollete poblano, cuenta Héctor, surgió al igual que el chile en nogada como un postre en aquella época, al convertirse el chile en nogada en un platillo fuerte y un tanto picoso, se opta por que el postre después del platillo tradicional fuera precisamente este.

Héctor, asegura que es la urbanización parte de la razón por la que algunos guisos y postres tradicionales han ido quedando en el olvido, hoy con eso de que brotan y toman fuerza las cocinas tradicionales, los chefs que se atreven a experimentar y adaptar con aquellos sabores que degustaron durante su infancia, es imperdonable no recuperar postres como este.

Respecto al mollete, detalló que la salsa de pepita se elabora casi de la misma forma que la masa que usa para el dulce llamado jamoncillo, pero no con la misma consistencia, el pan de huevo es en forma de un bollo que dentro tiene crema pastelera envinada. La porción alcanza para dos personas, tiene un costo de 30 pesos y estará disponible durante la temporada de chiles en nogada, pero solo los fines de semana ya que su elaboración es un tanto laboriosa.

Así el mollete poblano se suma a las propuestas gastronómicas de este verano 2021 por parte de los atlixquense entre los que destacan los chilaquiles, el helado y la paleta de chile en nogada; la paleta, el helado, el agua y curado de pulque sabor aguacate.