Este sábado 5 de junio policías detuvieron a una pipa que transportaba despensas a su interior, los hechos se registraron sobre el bulevar José María Morelos del municipio de Chalchicomula, y aunque el estado se encuentra en veda electoral por los comicios del 6 de junio, se responsabilizó a Uruviel González Vieyra de continuar con actos proselitistas.

Fue a través de un reporte ciudadano que los elementos de seguridad detuvieron a una pipa, que comúnmente se emplea para el transporte de agua potable, cargada con despensas que incluían papel higiénico, chiles en vinagre, aceite y un litro de leche.

Cuando revisaron el tanque del vehículo de carga se percataron de que contenía una gran cantidad de paquetes que serían repartidos en diferentes lugares del municipio, las primeras investigaciones apuntan a que estas despensas corresponden al equipo de campaña de Movimiento Ciudadano.

Al retirarle parte de la carga a la pipa, varias bolsas se rompieron provocando que los productos que contenían se abrieran y terminaron esparcidos sobre la calle.

El conductor de la unidad fue detenido para realizar las investigaciones correspondientes, pues de comprobarse esta versión se estaría incurriendo en una violación a la veda electoral que inició desde el pasado 3 de junio, con el objetivo de que los ciudadanos puedan reflexionar su voto.

Cabe mencionar que el pasado 2 de junio durante su cierre de campaña Uruviel González Vieyra, entregó 20 mil pesos en efectivo para la iglesia de la comunidad, aunque lo prohíbe el artículo 209 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

La ley estipula que “la entrega de cualquier tipo de material [que contenga propaganda política o electoral de partidos, coaliciones o candidatos], en el que se oferte o entregue algún beneficio directo, indirecto, mediato o inmediato, en especie o efectivo, a través de cualquier sistema que implique la entrega de un bien o servicio, ya sea por sí o interpósita persona está estrictamente prohibida a los partidos, candidatos, sus equipos de campaña o cualquier persona. Dichas conductas serán sancionadas de conformidad con esta Ley y se presumirá como indicio de presión al elector para obtener su voto.”

Por lo que de confirmarse esta situación sería la segunda irregularidad que se presenta por parte del equipo de campaña del candidato a la presidencia municipal.