Una mujer fue a buscar trabajo y lo consiguió como azafata para Best Buy de la Feria Internacional de Turismo (FITUR) en Madrid, pero al llegar a su casa se probó el uniforme y no le quedó.

El caso viral es el de Alba Nevado, una mujer española, quien denunció que como no le quedó el uniforme la despidieron.

A través de Instagram, Alba denunció: “En pleno año 2021 y siendo una época marcada por el supuesto aprendizaje del ser humano tras la vivencia de la pandemia, me he visto rechazada por mi talla y peso”.

Al buscar que le cambiaran el uniforme, Nevado acusó que le hicieron comentarios despectivos sobre su apariencia como que el problema era ella al no quedarle el uniforme.

“Me dicen que lo sienten mucho, pero que me mandan a mi casa porque no puedo trabajar sin uniforme. Como si el problema fuera mío. Yo no quiero que me traten como si fuera un problema y como si mi imagen fuera lo único que sirviera para trabajar, en un puesto que sé que soy lo suficientemente válida como para estar, pero como no encajo dentro del canon de belleza que a día de hoy conocemos, pues no tienen una talla para mí. Por lo tanto, no puedo trabajar”, dijo.

El video se hizo viral en redes sociales y en otra publicación Alba informó que la empresa se puso en contacto con ella para pedirle una disculpa.

Además, la empresa le ofreció otro trabajo, pero ella lo rechazó porque ya que no se siente motivada y con la suficiente empatía para atender a personas que no tienen la culpa.

En respuesta, la empresa informó por medio de un comunicado que difundió el periódico ABC, en donde se informa que la mujer pasó las pruebas de selección y que un día antes del evento se proporcionaron uniformes a más de 100 personas a las que le sugirieron probárselos antes de ir a casa, ellos aseguran que Alba no lo hizo ya que no tenía tiempo.

“El día del evento, y tras comprobar que no disponíamos de un uniforme adecuado y que no se podía dar una solución inmediata, se le solicita que vaya a casa mientras se buscaba una nueva solución. Ningún miembro de nuestro personal fue rechazado en nuestra empresa ni por su talla ni por su peso. Contamos con personal de soporte para el sector de los eventos con todo tipo de tallas: inferiores, iguales y superiores a la de Alba”, señala el comunicado.