Puebla es uno de los dos estados del país, junto con Oaxaca, con las mayores probabilidades de informalidad laboral, con una variabilidad significativa entre municipios, afirma la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Baja California y Baja California Sur tienen las menores probabilidades estimadas de informalidad y de menor dispersión en los valores municipales.

El estudio Estimación de la Informalidad en México a Nivel Subnacional concluyó que de los 2 mil 446 municipios que hay en el país, 1 mil 539, el 63 por ciento, son más propensos a la informalidad, y 677 tienen un nivel de riesgo medio.

Esta semana el Instituto Mexicano del Seguro Social informó que durante abril Puebla generó 132 nuevos empleos, la peor cifra para el mismo mes en la última década.

Estas plazas se agregan a las 2 mil 216 que se tenían hasta marzo pasado; sumadas, son 2 mil 348 nuevas plazas en los primeros cuatro meses de 2021.

La Cepal asegura, con respecto de las características de las personas en la informalidad, que hay una alta concentración de personas que trabajan en el sector agrícola.

 Además, todas las entidades presentan proporciones superiores al promedio nacional de ocupados en este sector, con la excepción de Tlaxcala, que cuenta con un porcentaje mayor de trabajadores informales en el sector de la industria manufacturera.

Hasta marzo pasado en el estado había un total de 592 445 mil empleos, cifra que al cierre de abril ascendió a 592 mil 577 trabajadores afiliados al IMSS.

Al cuarto mes del año, se tiene registro de 4 mil 025 altas en plazas eventuales y la baja de 1 mil 677 permanentes, la diferencia fue de apenas 132 puestos.

El 53.36 por ciento de la población ocupada está en la informalidad, dijo recientemente Sylvia Guillermo Peón, investigadora de la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en un webinario organizado por la Licenciatura en Economía y Finanzas de la Universidad Iberoamericana plantel Puebla.

La Cepal indica que una persona se encuentra en el sector informal laboral cuando su actividad no la realiza en empresas incorporadas, instituciones o fuentes de empleo con personalidad jurídica y económica propias.

Para su estudio la Comisión Económica para América Latina y el Caribe ubicó a Puebla en la región este junto con Hidalgo, Tlaxcala y Veracruz, entidades que cuentan con 572 de los 2 mil 446 municipios del país, y, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del INEGI, es la segunda con el nivel de informalidad más alto del país.

La Zona Metropolitana Puebla-Tlaxcala, con una informalidad considerada baja, concentra la mayoría de los empleos de la actividad industrial, construcción y comercio, sin embargo, los salarios que se ofrecen estaño son hasta 35 por ciento más bajos que la media del país.

De los 572 municipios localizados en esta zona 371 tienen un riesgo alto de informalidad, 156 un riesgo medio, y 45 un riesgo bajo, señala la Cepal en el estudio Estimación de la Informalidad en México a Nivel Subnacional.

La informalidad laboral, señala la Cepal, “es una característica estructural de los mercados de trabajo en América Latina y el Caribe e incide negativamente en los trabajadores, las empresas y en la sociedad en su conjunto. A finales de 2019 afectaba a 31.3 millones de personas en México, lo que representa el 56.2 por ciento de la población.