La pandemia de Covid-19 ya es el segundo evento más caro para la industria del seguro, con un costo de mil 279 millones de dólares, reveló la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

El primer lugar lo tiene el huracán Wilma de 2005, con un desembolso de 2 mil 325 millones de dólares; el tercero es el sismo del 2017, con mil 260 millones; seguido del Huracán Odile, del año 2014, con un gasto de mil 251 millones; el huracán Gilberto, ocurrido en 1998, con una prima de mil 129, y el sismo del 1985 representó 955 millones de dólares.

Norma Alicia Rosas, directora general de la AMIS, señaló en conferencia de prensa virtual que “esto podría deberse a que tan mal llegan a los hospitales los pacientes o qué tipo de comorbilidades tenían, pues en algunos casos han tenido que permanecer más tiempo en cuidados intensivos”.

Afirma que las aseguradoras han atendido 86 mil 937 casos desde el inicio de la pandemia: en la parte de vida contabilizaron 58 mil 704 y en gastos médicos 28 mil 233 hasta esta semana que termina.

“Se han entregado 25 mil 886 millones de pesos a los asegurados, para atenderse en caso de que haya sido necesario, o en su caso, a los beneficiarios del seguro de vida, y con esto se sigue brindando seguridad y apoyo, a las familias mexicanas que lo pudieron recibir”, agregó.

El sector cubre 284.2 billones de pesos en sumas aseguradas, lo que equivale 12 veces el Producto Interno Bruto (PIB) del país.

“Tenemos inversiones por 1.43 billones de pesos, y la industria de seguros enfrenta todo esto, con 3.3 veces el capital que hoy se requiere por ley. Entonces, con todo esto, con estas cifras, también el sector ha demostrado esta fortaleza financiera”, aseguró Norma Alicia Rosas.