Emma Coronel Aispuro, esposa de Joaquín El Chapo Guzmán, fue detenida por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, porque presuntamente conspiró con su marido para traficar drogas a escala internacional, entre 2014 y 2017.

La detenida comparecerá hoy ante una Corte Federal del Distrito de Columbia.

Coronel también habría participado en la fuga de El Chapo del penal de máxima seguridad del Altiplano, en Edomex, el 11 de julio de 2015, y transmitió instrucciones del líder del cártel de Sinaloa a los hijos de éste y otros integrantes de la organización de 2012 a 2014, según el testimonio de Eric McGuire, agente especial del FBI.

Además, tras la reaprehensión de El Chapo, el 8 de enero de 2016, el capo fue ingresado al penal del Altiplano y después trasladado a la cárcel federal de Ciudad Juárez. Emma Coronel le dijo al testigo que habían pagado 2 millones de dólares a un funcionario mexicano para que fuera enviado otra vez al Estado de México, porque ahí era más fácil preparar un nuevo escape, pero esto ya no ocurrió porque fue extraditado, según versión de un testigo colaborador.

 “Después del traslado de Guzmán, según el testigo colaborador 1, Coronel le dijo que ella y otros estaban tratando de facilitar el traslado del capo de regreso a la prisión de Altiplano, donde sería posible escapar. Coronel declaró al testigo colaborador 1 que se habían pagado aproximadamente 2 millones de dólares al funcionario mexicano que supervisaba las cárceles para facilitar el traslado”, revela el caso.

La captura de Emma Coronel ocurrió en el Aeropuerto Internacional de Dulles, en Virginia.

La detenida comparecerá hoy ante una Corte Federal del Distrito de Columbia por los cargos de conspiración para distribuir un kilogramo de heroína, cinco kilos o más de cocaína, mil kilos o más de mariguana y 500 gramos o más de metanfetamina, de los cuales se declarará no culpable, según una nota de la agencia AFP difundida por el diario Milenio.