Van ya siete partidos que fueron pospuestos y diversos casos positivos ante el Covid-19 dentro de la NBA, por lo que una de las opciones que se barajean es la de poder de regresar a jugar en una burbuja, aunque ahora son los ejecutivos y jugadores quienes no desean volver a Orlando.

La posibilidad queda abierta luego de que equipos como los Suns, Hawks, Heat, Wizards y 76ers de Filadelfia hayan quedado con planteles diezmados en días recientes ya sea por casos positivos o rastreo de contactos.

Luego de salvar la temporada pasada con mencionado formato el debate ha incrementado, pero las estrellas han sido las primeras en oponerse a la propuesta. Entre los renuentes se encuentra LeBron James (jugador de Lakers de Los Ángeles), quien fue certero al mencionar que incluso es una idea que le genera temor:

“La burbuja fue un éxito, desde el punto de vista del rendimiento y que nuestra Liga volvió. No he pensado mucho en la burbuja después de irme. Me da trastorno de estrés cada vez que me preguntan sobre ella; empecé a temblar, al pensar en las 96 noches seguidas en ese lugar”, comentó The King sobre la posibilidad de regresar a Orlando. 

Los entrenadores de las quintetas también han intentado fortalecer su disciplina dentro de las organizaciones, aunque esto no siempre funciona debido a las grandes estrellas de la NBA.

“Así se juega en este año”, dijo Stan Van Gundy, estratega de los Pelicans, apanicado por el coronavirus. “Tengo 61 años y esta mierda me asusta, no quiero contagiarme o que alguien cercano o del equipo”. “No creo que debamos [jugar]. Me preocupa la salud de nuestros jugadores”, añade Doc Rivers, de los 76ers.

Foto: Twitter