Las fiestas decembrinas están a la vuelta de la esquina, eso significa que toda la magia de esta época está próxima, la comida, las decoraciones y los festejos propios de la navidad. Una de las bebidas que caracterizan esta época del año es el ponche, hoy te platicaremos la historia de esta cálida bebida.

El origen

El ponche es el resultado de un mestizaje culinario y cultural. Aunque parezca remoto, el origen del ponche es la India donde hay una bebida conocida como “pac” que significa cinco, debido a que es el número de ingredientes que lleva. Esta peculiar bebida llegó a Inglaterra gracias a los marineros que llevaron los ingredientes y la manera de prepararlos, fue gracias a esto que este tipo de infusión se conoció en todo el mundo occidental.

Alrededor de todo el mundo existen más de 100 variantes de ponche, cada una diferente y con frutos propios de cada región. Por ejemplo en Estados Unidos se prepara con huevo, azúcar, leche, crema, nuez y bourbon, se le conoce como ponche de huevo. En Alemania se utiliza vino tinto, ralladura de cáscara de limón, naranja, canela y azúcar, todos los ingredientes se hierven.

El ponche mexicano

La receta mexicana tiene poca similitud con la receta original de India o la británica. El ponche de frutas mexicano es una combinación de tradiciones europeas con la cultura de los indígenas. Es esta mezcla la que, como a muchos otros aspectos de nuestra cultura actual, dio origen a esta bebida navideña. 

En nuestro país, es tradicional que el ponche se prepare con caña de azúcar, ciruela pasa, manzana, canela y piloncillo. También lleva tejocote y guayaba y es común servir esta bebida caliente o fría en jarritas de barro para beber. Además de los ingredientes ya mencionados, es común que se le agregue alguna clase de bebida alcohólica, como ron. Las frutas pueden variar dependiendo de la región donde se prepare, la base es la misma: agua de jamaica y canela endulzada con piloncillo.

Preparación

La preparación del ponche no es compleja, se requiere de paciencia pero como ya sabemos, el resultado es delicioso. 

El primer paso es hervir jamaica con canela y piloncillo. Una vez hirviendo, retira la flor de jamaica y deja que se disuelva el piloncillo en la olla durante 15 minutos. Después de haber transcurrido el tiempo se agrega tamarindo, ciruelas, caña y tejocote, entonces se hierve durante otros 20 minutos. Agrega las frutas al final y deja la mezcla a fuego bajo por 15 minutos más. Sirve el ponche en jarritos de barro. en muchos lugares, se agrega como toque final el “piquete” que puede ser ron, tequila o aguardiente.