“Él era un muchacho muy noble, tenía muchos proyectos, estudiaba y trabajaba. No se vale que estén matando a nuestros hijos, a nuestros estudiantes. Estamos exigiendo justicia”, con estas palabras, fotografías y rosas blancas en la mano, es como este viernes familiares y amigos exigieron justicia para Aldo Padilla Cid, el joven egresado de una preparatoria de la Buap y que el 16 de noviembre fue asesinado durante un asalto en la colonia Volcanes, a tres cuadras de su domicilio.

Tanto los padres como las tres hermanas del joven que contaba con 18 años de edad, llegaron acompañadas de alrededor de 60 personas, justo al punto donde maleantes le arrebataron la vida y sus sueños a Aldo, luego de que no llevara dinero ni nada de valor que le sirviera de los delincuentes.

 Ahí sobre la calle 17 Sur y 35 Poniente, a la altura de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, sus seres queridos colocaron flores, veladoras y fotografías del estudiante que el día de los hechos fue apuñalado y que a pesar de haber sido llevado al Hospital Universitario por su madre, no resistió y murió.

Instantes posteriores, este viernes, se llevó a cabo una misa en honor al joven. En el sitio no faltaron consignas como “¡Ni uno más, ni uno menos!”, “Vivos los queremos!”

Posteriormente, los padres del alumno egresado de la preparatoria Emiliano Zapata de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y que soñaba con ser fisioterapeuta recordaron que Aldo tenía un largo camino lleno de proyectos, además de reiterar su exigencia de justicia.

“Estamos exigiendo justicia, él era un chico demasiado bueno, no lo digo solo yo que soy su mamá sino toda la gente que está aquí reunida, tenía muchos proyectos y cosas que hacer. Siempre lo llevamos en el corazón, sus amigos, hay mucha gente indignada”, comentó la mamá de Aldo Padilla Cid.

En tanto, el padre del hoy occiso condenó que sigan matando a estudiantes en Puebla. “A mi hijo Aldo le arrebataron la vida aquí, en esta calle, a tres cuadras de su casa, de su hogar, él era estudiante de la Buap, también trabajaba, era un muchacho noble, cariñoso, amoroso, hijo de familia y no se vale que le arrebaten la vida a nuestros hijos, a nuestros estudiantes”, refirió Alejandro Padilla.

Por último, los familiares de la víctima adelantaron que en próximos días harán diversas marchas con el fin de que el caso no quede impune.