Representantes de una docena de organizaciones ambientales solicitaron a la administración estatal proteger más de mil 200 hectáreas en la zona de Flor del Bosque; en tanto, el gobernador Miguel Barbosa Huerta informó que existe un análisis para expropiar algunos puntos que estén “en riesgo”, aunque será un proceso a largo plazo.

Los ambientalistas entregaron en Casa Aguayo una carta dirigida al mandatario para solicitar formalmente la protección de la zona ecológica, sin embargo, Barbosa emitió un mensaje público un par de horas antes en el que aseguró que habrá una nueva declaratoria y que el análisis está en trámite.

De acuerdo con Pamela Tajonar, directora de Tierra Baldía, están protegidas 42 hectáreas que integran el polígono del Parque Estatal Lázaro Cárdenas del Río “Flor del Bosque”, pero no tienen garantías del uso de suelo más de mil 200 hectáreas, por tanto, las acciones de gobierno estatal deben ser un proyecto integral.

Por su parte, el gobernador Miguel Barbosa informó que hay un proceso legal para la nueva declaratoria “de toda esa reserva en la zona de Flor del Bosque y, por tanto, de todos los fraccionamientos” que ahí existen.

Barbosa Huerta no dio detalles de lo que será la nueva zona protegida, pero acotó que todas las autorizaciones que se hayan otorgado por las autoridades municipales “van a quedar sujetas a esa reserva ecológica”.

Además adelantó que podrían expropiar algunos terrenos, sin embargo evitó dar detalles de los puntos considerados. “Estamos también estudiando la posibilidad de expropiar tierras que estén en riesgo de ser afectadas, es un proceso más largo todavía, por lo que vamos a iniciar es por una declaratoria de reserva ecológica en toda esa zona rica en medio ambiente, en flora, en fauna, bosques. No la vamos a perder”.

El pulmón de Puebla está ahorcado

La ambientalista Pamela Tajonar recordó que en 2018 la administración de José Antonio Gali Fayad, además de las autoridades municipales de AmozocCuautinchán y la ciudad de Puebla, realizaron modificaciones al uso de suelo de esta zona protegida para permitir construcciones tanto de vivienda como de edificios.

“Se dio un Cabildazo en los municipios de Amozoc, Cuautinchán y Puebla por órdenes de Gali Fayad y nosotros lo que pedimos es que se derogue el cambio de uso de suelo y se retome el Plan de Ordenamiento que ya existía en 2004 (…) el parque está solito, ahorcado entre tanto fraccionamiento”, agregó.

Los cambios ponen en riesgo a medio millón de árboles, la flora, la fauna y hasta una zona arqueológica que está analizando el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Para la activista, la idea de expropiar el lugar podría dar garantías del cuidado de la zona boscosa, aunque deben de explorarse otras alternativas como las permutas.

#YoPrefieroElBosque

El movimiento para pedir la conservación de Flor de Bosque fue encabezado por padres de familia, jóvenes y niños que usaban playeras con el hashtag #YoPrefieroElBosque.

Otros más hicieron un performance para representar el valor que tiene un árbol para emitir oxígeno.

 “No podemos respirar dinero”, “Con el bosque todo, sin él nada”, “Yo amo el bosque”, “Sin bosque no hay futuro”, fueron algunas de las pancartas que exhibieron.