En Monterrey, una de las prácticas más usuales es la carne asada.

Ya sea para una reunión familiar o simplemente para una comida usual, en el norte el consumo de carne asada es muy común.

Pero una práctica que no es tan habitual es el acecho de los osos. Tal es el caso que sucedió en esta historia.

Una familia que se encontraba acampando en medio del bosque fue “atacada” por un oso negro, el cual se robó su carne asada.

<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/pZ928mfuTos" frameborder="0" allow="accelerometer; autoplay; clipboard-write; encrypted-media; gyroscope; picture-in-picture" allowfullscreen></iframe>

 

En el video se aprecia cómo el animal se para sobre la parrilla de la carne asada y empieza a tomar con sus patas los pedazos de carne.

Quienes presenciaron el momento, entre carcajadas, pidieron al animal que dejara la comida, pero el esfuerzo fue en vano: el oso logró llevarse con éxito la carne del asador.

Una vez que el oso logra robar la carne asada, las personas se acercan al asador para comprobar que todo estuviera bien.

Ninguno de los participantes, tanto el oso como las personas, resultó herido.