Posiblemente te hayas enterado de un dato competente a la historia de México que pone nuevamente a Porfirio Díaz contra las cuerdas debido a que supuestamente cambió la fecha en que festejamos el Grito de Independencia para que coincidiera con su cumpleaños, ya que el Grito se realizó durante la madrugada del 16 de septiembre de 1810. Es decir, no cuadra.

Algo de eso es cierto: la fecha de su cumpleaños es el 15 de septiembre, día en que tradicionalmente se arma toda una celebración y una pequeña ceremonia en plazas o zócalos de las distintas entidades en México. Pero sólo eso, ya que en realidad no fue él quien movió la fecha.

La faceta de dictador que Don Porfirio se ganó a pulso haría sentido con esta suposición de que se atreviera a mover las fechas sólo por capricho suyo y que las y los mexicanos celebremos su vuelta al sol en lugar de la emancipación de México frente al gobierno de España, pero la verdad histórica no es así pese a que algunos registros históricos sostengan que Miguel Hidalgo y Costilla habría propuesto la mañana del 16 como el día para iniciar esta convocatoria.

 

No fue culpa de Don ‘Porfi’

Durante el gobierno que tuvo el emperador de México, Maximiliano de Habsburgo festejó el 55 aniversario de la Independencia en el Zócalo capitalino y en Palacio Nacional.

Las crónicas de la época señalan que la emperatriz Carlota también acudió a dicho festejo donde los monarcas buscaban que el pueblo celebrara la fecha.

Pero la historiadora Verónica Hernández señaló que esta información contiene imprecisiones a través de su libro titulado La Fiesta de la Independencia Nacional en la Ciudad de México.

La autora sostiene que Maximiliano fue hasta Dolores Guanajuato para celebrar la fecha en el punto donde el movimiento independentista alzó las armas.

Con esta estrategia, el emperador buscaba que su gobierno fuera reconocido frente al de Benito Juárez por medio del reconocimiento de la identidad mexicana.

Al realizarse estos primeros festejos Porfirio Díaz tenía apenas unos 10 años de edad, y estas celebraciones se realizaban durante el 15 de septiembre para terminar en la madrugada del 16.

Cuando el gobierno de Díaz tomó las riendas de este festejo, el dictador mexicano hizo traer la Campana de Dolores hasta Palacio Nacional en 1896 con la intención de iniciar la celebración en la plancha del Zócalo.

Desde entonces, los presidentes del país han respetado tal tradición y han llevado a cabo el Grito de Independencia desde el Centro Histórico y no en DoloresHidalgo, como en teoría debería de ser.

Foto: Twitter / @eomtth