Según estimaciones de la ONU, 50.3 por ciento de la población de México se encontrará en pobreza y 18.2 por ciento en pobreza extrema a finales de 2020, ambos por encima de los promedios de América Latina, que son de 37.2 y 15.5 por ciento, respectivamente, como resultado de la crisis provocada por el Covid-19.

La ONU publicó el documento El impacto de Covid-19 en América Latina y el Caribe en el que estima que la contracción en la actividad económica de la región –ahora epicentro de la crisis sanitaria– será de 9.1 por ciento en 2020. Ello se traduce en que a finales de año 230 millones de personas serán pobres, uno de cada tres habitantes de América Latina, y que 96 millones no tendrán ingresos suficientes para comida.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, explicó que la situación requiere urgentemente un mayor apoyo internacional para los países de esta región. No deben quedar excluidos de la asistencia mundial.

Por su parte, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indicó que la desigualdad aumentará 4.7 por ciento en la región, particularmente en Brasil y México, donde alcanzará hasta 5 por ciento, según el diario La Jornada.

En el caso del desempleo se calcula que alcance una tasa de 13.5 por ciento que representa a 44 millones de latinoamericanos. Todos estos factores harán que la región pase por la crisis más profunda en 100 años.