Tras un mes de haber tomado la alcaldía de Coxcatlán, la tarde de este martes, pobladores entregaron las instalaciones al presidente municipal, Aldo Arvizu Robles, mientras se lleva a cabo una auditoría a las cuentas públicas del funcionario; ciudadanos afirman que aún buscan su destitución.

La agrupación "Municipio de Coxcatlán Unido" dio a conocer que fue la tarde de ayer cuando se entregaron las instalaciones para que el alcalde pudiera seguir trabajando desde la cabecera municipal y pese a que se había dicho, en un principio, que no serían entregadas a menos que se hiciera una auditoría a las cuentas públicas del munícipe y que se le apartara de su cargo, los inconformes decidieron llegar a acuerdos.

Al lugar arribó Héctor Posadas Manzano, director general de Gobernación quien dialogó con los habitantes y les mencionó que esperan que los resultados de la auditoría estén a la brevedad posible.

Arvizu Robles también llegó al lugar acompañado de tres escoltas privados y aunque los pobladores intentaron cuestionarlo respecto al rendimiento que ha dado en el municipio, el edil se limitó a estar atento al teléfono, sin responder a la ciudadanía.

De igual forma el movimiento dio a conocer que en total se entregaron dos edificios municipales, la presidencia y las oficinas del DIF, ya que el auditorio fue tomado hace unos días por personal del ayuntamiento.

La agrupación manifestó que estarán a la espera de los resultados de la auditoría, pero no están de acuerdo en seguir siendo gobernados por el actual alcalde, pero van a esperar a que sean las autoridades correspondientes las que tomen cartas en el asunto.