El gobernador Miguel Barbosa Huerta aseguró que el alza salarial que se otorgará a la Policía Estatal será de dos dígitos, luego de que los inconformes rechazaron el ofrecimiento de solo el 3 por ciento.

El mandatario minimizó las protestas del martes al afirmar que fueron orquestadas por unos cuantos elementos y alentada por personal del ayuntamiento de Puebla, por lo que anunció no habrá negociaciones con el grupo disidente.

En su rueda de prensa matutina reclamó que los inconformes actuaron con “cerrazón” y se negaron a sostener pláticas con el gobierno estatal debido a la influencia de funcionarios de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la capital.

Por ello señaló que ahora el diálogo no será con los quejosos, sino con toda la corporación y se ofrecerá un incremento salarial “mucho mayor” al 3 por ciento que propuso la Secretaría de Gobernación (Segob).

Sin precisar la cifra o si habrá nuevos incentivos y prestaciones, refirió que este miércoles se llevarán a cabo las pláticas entre el gobierno, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Policía Estatal, a fin de llegar a un acuerdo.