El gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta acusó al Consorcio Universitario de Puebla de crear una cortina de humo al señalarlo de apropiarse de los colegios privados mediante la nueva Ley de Educación y así esconder su inconformidad por no poder seguir con sus abusos hacia los alumnos.

Barbosa insistió en que la nueva normativa establece que los inmuebles de escuelas privadas sí forman parte del Sistema Educativo Estatal, para que se destinen a fines educativos pero no para que sean propiedad del estado, aunque no abundó en esta condición.

“¿Qué significa que los inmuebles sean parte de sistema educativo? Que sean destinados para los fines que están creados; eso significa, no que pasen a ser propiedad del estado”, comentó en su conferencia de prensa de este lunes.

El domingo, el gobernador señaló en su cuenta de Twitter que el Consorcio Universitario está en contra de la Ley de Educación que propuso y que fue aprobada el 15 de mayo, debido a que perjudica sus intereses económicos y porque la agrupación ya no recibe las “canonjías” que le daban otros gobiernos.

Inmuebles privados deberán destinarse a fines educativos, dice

Interrogado sobre el tema este lunes, Barbosa indicó que cuando a nivel federal se emitió la Ley General de Educación, en septiembre de 2019, las entidades del país estaban obligadas a realizar una armonización en sus legislaciones.

Producto de esa obligación en Puebla la normativa se aprobó el 15 de mayo, y dijo que sólo se adecúan los conceptos aprobados a nivel federal, como el artículo 99 que indica que los bienes muebles e inmuebles de las escuelas públicas y privadas forman parte del Sistema Educativo Nacional.

Barbosa recordó que la ley en el estado también prohíbe a los dueños de escuelas privadas retener documentos oficiales a los alumnos a falta de pagos, por lo que aseguró que la verdadera inconformidad de los integrantes del Consorcio Universitario radica en que no podrán incurrir en “abusos”, dijo.

En ese sentido, acusó a los rectores de universidades privadas que integran el organismo de “jugar con una vieja moral”.

“Juegan con esa vieja moral del conservadurismo, de la derecha, del engaño, de la simulación, están creando una cortina de humo, los asuntos para los que ya no van a poder abusar de los alumnos, ya no van a poder retener sus documentos, y juegan con estrategias que usaron los conservadores”, mencionó.

La ley fue rechazada por el Consorcio Universitario de Puebla, que agrupa a las universidades con mayor matrícula en el estado, como la BUAP, Upaep, la Ibero, la Udlap, la Anáhuac y la Universidad Madero.

Anteriormente, el Consorcio cuestionó que los diputados locales se hayan opuesto a aclarar las dudas de las instituciones y que la redacción de la nueva ley estatal no precise sus alcances, lo que violenta el principio de legalidad, propicie una situación de incertidumbre jurídica y, por tanto, un estado de indefensión.