La empresa Surtidor de Materiales Hospitalarios, Medicinales y Quirúrgicos JERILAP S.A. de C.V. sí vendió al gobierno de Puebla artículos de origen extranjero por 11 millones de pesos, aunque lo prohibían las condiciones del concurso de licitación en el que participó.

Si bien el gobierno del estado aseguró que no hubo irregularidades en el procedimiento, la propuesta técnica que la firma presentó -cuya copia tiene e-consulta- demuestra lo contrario. 

El 11 de diciembre este medio dio a conocer que la Secretaría de Administración (SA) alteró el fallo del concurso para demostrar que la empresa sí había vendido productos mexicanos, pues reemplazó un primer documento en el que se indicaba que provenían de China, Pakistán y Reino Unido.

Sobre el tema, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta sostuvo el 16 de diciembre que se realizó una investigación y que no se hallaron anomalías en el fallo.

 

Documentos demuestran inconsistencia

Sin embargo en la propuesta técnica que Jerilap presentó el 19 de noviembre como parte del concurso de licitación GESALF-007-630/2019, se asienta en las partidas 2, 3, 4, 5, 6, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 18, 19, 20, 21, 22, 26 y 32, que los productos que ofertó eran de procedencia extranjera.

Por ejemplo, en la partida 2 referente a la venta de 810 esfigmomanómetros (aparatos para medir la presión arterial) se indica que eran de origen chino, y lo mismo ocurrió en la partida 3, en la que la administración estatal requirió 806 estetoscopios de cápsulas dobles. 

Otro caso es el de la partida 5 que consistió en la compra de 665 estuches de diagnóstico básico, ya que la empresa propuso artículos marca Timesco, del Reino Unido.

En la partida 6 la firma propuso la venta de alveolotomos marca Arain de procedencia pakistaní. Así como las partidas 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22 y 23, pues los artículos médicos tenían la misma procedencia. 

El gobierno del estado también requirió 122 unidades ultrasónicas estomatológicas en la partida 26 y la empresa propuso artículos chinos de la marca Woodpecker. 

Las partidas en las que la empresa sí indicó que proveería productos mexicanos fueron las 1,7, 24, 25, 29, 30 y 31.  

Según se indica en la copia de la presentación técnica, esta fue avalada por Haroldo Juárez Romero, quien firmó como administrador único de la empresa que al final fue ganadora, además, cuenta con los sellos de la firma.

Sin embargo, en el fallo identificado con el folio GESALF-007-630-2019(1) que se encuentra disponible para consulta en Compranet, ya aparece que en todas las partidas de la propuesta técnica de la empresa se plantearon productos de origen mexicano. 

La adjudicación del contrato se otorgó a la empresa mencionada pese a que en la junta de aclaraciones, cuya copia del acta también fue entregada a e-consulta, la dependencia respondió a una pregunta que realizó la participante Guiserna S.A. de C.V., que los productos a adquirir debían ser de origen nacional, según el artículo 35 del Reglamento de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

En otra pregunta, Urbarci, Consultoría y Proveedora de Servicio S.A. de C.V. señaló que tenía en stock los artículos a adquirir pero eran de origen extranjero. 

“… independientemente de su procedencia extranjera son bienes de referentes de calidad y principal aceptación en el sector público, por lo que solicitamos sean aceptadas”, se indicó, sin embargo la SA respondió que la propuesta no podía ser aceptada por el reglamento. 

Tras la evidencia en esa irregularidad, la dependencia remplazó el acta de fallo, pero el cambio fue negado por el gobierno poblano, tras asegurarse que se realizó una investigación sobre ese tema.