A falta de respuesta tras plantarse en el Zócalo por más de dos semanas, opositores a megaproyectos en Puebla que forman parte de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala (CNPA) buscaron una postura oficial del gobierno de Luis Miguel Barbosa Huerta en los Martes Ciudadanos, aunque sin lograr avances.

El objetivo de buscar un acercamiento por esta vía, dijo Oswaldo Villegas Martínez, del Movimiento Para la Defensa del Agua y de la Tierra (Modat), es demostrar que tanto esta organización como el Movimiento Independiente Obrero, Campesino y Popular (MIOCUP) y el Movimiento de Autogestión Social Campesino Indígena Popular (MASCIP) tienen buena voluntad con el nuevo gobierno, sin embargo no pudieron ni entregar un oficio en la sesión llevada a cabo en Casa Aguayo.

Durante la mañana, detalló, les atendieron en Casa Aguayo al menos seis funcionarios de diferentes niveles de la Secretaría de Gobernación quienes ofrecieron llevar sus demandas al secretario Fernando Manzanilla Prieto y al subsecretario José Luis Márquez Martínez.

Parte de las demandas del diálogo con Barbosa Huerta incluyen exhibir que con esos funcionarios encontraron negativas y presiones para no continuar con más movilizaciones, durante la administración de Guillermo Pacheco Pulido.

"Agotamos ese canal, nos atendieron seis funcionarios en diferentes tiempos, funcionarios de menor grado hasta subsecretarios de gobernación.

"Quisimos dejar un oficio para exponer al gobernador nuestra oposición para de alguna manera dejar en evidencia a Márquez y Manzanilla, pero ni eso se pudo", dijo.

Ayer los activistas emprendieron su tercera semana de plantón en el Zócalo, pero hoy decidieron retirarse por el fallecimiento del dirigente nacional de la CNPA, Francisco Jiménez Pablo.

Foto: Agencia Enfoque