“Se acabó el fraude electoral”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre las elecciones que este domingo de realizaron en los estados de Baja California y Puebla para renovar la gubernatura.

El mandatario aseguró que no hubo injerencia de ninguna dependencia de su gobierno en las votaciones y que en un “hecho histórico” se garantizó el voto de los ciudadanos.

“En lo general (se desarrollaron las elecciones) bien, no hubo inferencia del gobierno federal, esto es inédito, ninguna dependencia participó antes o durante el proceso electoral en los estados, lo subrayo, es inédito, se garantizó el voto libre y secreto de los ciudadanos”.

Durante su conferencia de prensa matutina de este lunes, López Obrador informó que no se ha comunicado con ninguno de los candidatos de Morena que obtuvieron el triunfo, como Luis Miguel Barbosa en Puebla, pues esperará a que las autoridades hagan oficiales los resultados de la elección.

El presidente insistió en que no tuvo injerencia en el desarrollo de las campañas y que incluso se abstuvo de visitar los estados en donde habría elecciones y, en ese sentido, dijo que en breve realizará visitas a esas entidades.

“No me metí en nada y dimos la instrucción y estamos muy conciertes de que el gobierno no debe intervenir en la selecciones”, reiteró.

En caso de que existan inconformidades, dijo López Obrador, están los tribunales, aunque no abundó más en el tema.

El presidente dijo que de manera general las elecciones se desarrollaron en calma, aunque señaló que hubo un incidente violento en el municipio de Ahuazotepec en donde sujetos desconocidos robaron unas y asesinaron a dos policías municipales.

Hay que recordar que aunque los resultados preliminares señalar como ganador de la contienda en Puebla al candidato de Morena Luis Miguel Barbosa Huerta, mientras que el abanderado panista Enrique Cárdenas aseguró que está escasos puntos de diferencia del morenista.