El dormir es una función tan importante como el de respirar o el comer, y en el momento en que comienza a ser de mala calidad, va a impactar en todos los sentidos en la calidad de vida de la persona, manifestó la Dra. Maricela Caleco Torres, académica de la Facultad de Medicina de la UPAEP.

Advirtió que el 50 por ciento de la población sufre de manera frecuente el trastorno del insomnio, los demás problemas para dormir son ocasionados por diferentes causas a este padecimiento.

La también especialista en trastornos del sueño, indicó que la calidad de sueño comienza con el fomentar buenos hábitos en la casa, después de llegar del trabajo, o realizar todas las actividades diarias, es necesario comenzar a desconectarse para el cerebro y el cuerpo se vaya relajando y al momento de dormirse la persona, sea más rápido.

Abundó que hay diversos factores que están modificando la calidad de sueño de las personas y por ello es necesario considerar algunas medidas de higiene del dormir para que el descanso del individuo sea de mejor calidad y que evidentemente va a incidir en el desempeño que tenga la persona durante el día y en su calidad de vida y relación con los demás.

Y de igual forma, dijo que el no dormir bien, va a reflejarse en nuestras respuestas a estos factores externos como son “el estar más irritables, el olvidar las cosas y estemos cansados, además de que estaremos más propensos a ciertas enfermedades como es la hipertensión, trastornos metabólicos, apnea del sueño y por lo tanto, lo más importante en el dormir es conocer cuáles son las características normales del dormir. Ya que el dormir va a sufrir modificaciones desde que nacemos y hasta la llegada la edad de las personas ancianas. Estas modificaciones tienen que ver con la fisiología normal de cualquier sueño”.

Subrayó que los niños llegan a dormir de 18 a 20 horas diariamente y en el caso de los ancianos, éstos duermen entre 5 y 6 horas diarias; por lo tanto, estas modificaciones que sufre el sueño durante toda la vida de la persona, tiene que ver con el desarrollo neurológico y desarrollo físico.

Indicó que en promedio una persona adulta debe dormir 8 horas y requiere de un sueño profundo, que no esté fragmentado por ningún estímulo externo y por lo tanto, se tiene que hablar de las características que deben tener las habitaciones de las casas, estas deben ser oscuras, con una temperatura templada, cálida, no debe tener factores luminosos ni de ruido que están modificando la permanencia en la habitación.

Agregó que otro de los aspectos importantes es, cómo se va a ir a dormir la persona, qué alimentos consumió antes de descansar, si estos son ricos en grasas, de alguna manera van a modificar el cómo se va a descansar. Bebidas como el alcohol, el café o bebidas energizantes, están prohibidas consumir antes de irse a la cama, van a modificar que la persona tenga un buen descanso.

Apuntó que otros factores que modifican el buen sueño de la persona es la realización del ejercicio intenso, que va a provocar que la adrenalina se eleve y por consecuencia evitará que el descanso sea el adecuado.

Enfatizó que en la actualidad otros distractores para las personas son los teléfonos celulares, las tabletas y computadoras portátiles que van a evitar que la gente descanse bien, ya que por estar utilizándolos en la noche, le roban horas al sueño.

Asimismo, dijo que al no dormir bien las personas estas más propensas a discutir durante todo el día, estar irritadas, el no tomar decisiones de una manera concentrada, andar distraídos durante el día y no poner atención a las cosas.

En la conferencia de prensa, la Dra. Maricela Caleco, estuvo acompañada por el Dr. Eduardo López Villalobos, Coordinador de la Clínica de Urgencias de la UPAEP, quien exhortó a las personas a cuidar la calidad de sueño, ya que el organismo se desintoxica de toda la actividad del día, el cerebro descanse y la tensión arterial se regularice y para que las hormonas funcionen de manera normal.