Es urgente dar respuesta internacional y evitar la hambruna en Somalia, Yemen, Nigeria y Sudán del Sur, donde ya se ha declarado esa calamidad en algunas áreas, demandó el coordinador de la ONU para Asuntos Humanitarios.

Stephen O’Brien informó al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre una visita que realizó recientemente a Yemen, Somalia y Sudán del Sur, donde observó de primera mano la gravedad de la situación.

O’Brien recordó que el elemento en común en los países en riesgo de hambruna es que todos viven un conflicto armado.

“Esto quiere decir que tenemos la posibilidad de prevenir y poner fin a la miseria y el sufrimiento. La ONU y sus socios están listos para ampliar sus operaciones, pero necesitamos acceso y recursos para hacerlo.

“Todo es prevenible. Es posible evitar estas crisis, estas hambrunas, estas catástrofes inminentes”, enfatizó el coordinador.

El diplomático pidió a los donantes internacionales contribuir inmediatamente para alcanzar los 1,500 millones de dólares que se requieren para la región del Lago Chad.

En este momento, 20 millones de personas en cuatro países están en riesgo de hambruna e inanición, recordó Stephen O’Brien.