Estado de México.- En el desamparo total quedó una familia luego de que una turba linchara impunemente a dos jóvenes que se dedicaban a hacer encuestas en el municipio de Ajalpan, en el estado de Puebla, uno de ellos radicado en la comunidad de San Lorenzo Huitzizilapan, Lerma, donde dos pequeños de dos años y su esposa, le dieron el último adiós este jueves.

Rey David Copado Molina fue despedido por amigos y familiares esta tarde, en la comunidad donde radicaba desde hace varios años,San Lorenzo Huitzizilapan, y de donde salió para trabajar en el estado de Puebla.

De acuerdo con sus familiares, ninguno de los dos hermanos Copado Molina, eran personas agresivas o que hubieran buscado problemas, por el contrario David, tenía en Lerma una esposa y dos pequeños de dos años que esperaban su regreso.

Mis hermanos eran muy alegres, contentos, mi hermano David trabajaba mucho para sus hijos realmente esto fue una injusticia de la población de Puebla, que no supieron lo que hicieron”, señaló su hermano Pablo Copado.

Ahora ante esta situación se han quedado en el desamparo y no tienen certeza de cuál será la actuación de la empresa para respaldar a estos jóvenes o si serán indemnizados por el gobierno de Puebla, sin embargo exigieron justicia por la vida de estos jóvenes.

Que se haga justicia y que se castigue a los culpables porque no se vale lo que hicieron, me lo torturaron muy feo y con sus dos niños,dejó a sus dos hijos huérfanos. Sólo pido que se haga justicia”, señaló Elsa García, esposa de David.

De igual forma los familiares de estos jóvenes señalaron que es necesario que las autoridades tomen cartas sobre este asunto, para no sean inocentes los que paguen por la inseguridad y la corrupción que se viven en el país.

“Era el que trabajaba, pues quien cuidaba a mis niños, yo era quien me dedicaba a cuidarlos, no tenemos casa, andábamos con mis papás, él se fue para construirle su casa a sus hijos.”, comentó la viuda.

Ahora familiares y amigos esperan que las autoridades de Puebla detengan a las personas implicadas en este homicidio y no dejen en el desamparo a los deudos de estas familias que lo único que tenían para salir adelante era el trabajo de los jóvenes asesinados.

Texto y fotografía: Francisco Paredes / Edomex al Día