En medio de un ambiente político tenso y de la disputa entre los aspirantes a la candidatura a la presidencia municipal de una coalición entre los partidos más representativos del siglo pasado, se llevó acabo el registro del priista Jorge Alberto Pedraza Almazán ente representantes de la Comisión de Procesos internos del PRI.

El protocolo pensado para el registro se fue por tierra cuando, afuera del domicilio partidista, decenas de mujeres dedicadas el sexo servicio, se manifestaron en contra de las aspiraciones de Pedraza Almazán, recordándoles los tiempos cuando el hoy aspirante del PRI fungió como síndico municipal durante la administración de Carlos Romero Sánchez persiguió a las señoras mujeres por cuotas para permitirles seguir en su actividad.

"A fuerza de golpizas y ofensas nos sacaban de los lugares donde trabajabamos para cumplir con la "autoridad" y con la respectiva cuota que nos demandaban".

A la par, otro grupo de ex oficiales de seguridad pública municipal, también externaron su molestia, asegurando que al mismo tiempo, el entonces defensor del pueblo, los acosaba a través de dos mercenarios extranjeros a manera de capataces y que hacían el papel de guarda espaldas personales dedicados a velar por los intereses de su jefe, que al no servir o alinearse al entonces sindico los despidió.  Bajo ese panorama se realizó el acto de registro, que solo exhibió la fuerza de la que carece el proyecto. 

En la planilla presentada figura también el nombre de Ana Isabel Munguía como segunda regidora, después de Alberto Pedraza, cuando por prelación, al solicitar permiso al cargo ella es presidente del Comité Directivo Municipal del PRI, robándole oportunidades y posiciones a otros tantos aspirantes de participar.

El horizonte ya se ha pintado de colores, la alianza de partidos que buscaran derrotar a la morenista Norma Layón en la contienda del próximo 6 de junio.