San Juan Bosco es el santo patrono de los magos, razón por la cual, hoty se ha erigido como el Día Internacional del Mago, sin embargo, pocos saben que también es considerado como el Santo Patrón de los delincuentes juveniles y estudiantes. Te contamos la razón:

El nombre real de Don Bosco es Giovanni Melchiorre Bosco y es originario de Italia; nació el 16 de agosto de 1815 y murió un 31 de enero de 1888.

A muy temprana edad, se quedó sin padre, por lo que, desde muy pequeño comenzó a trabajar. Asimismo, gracias a su madre obtuvo una devoción muy fuerte por la Iglesia Católica.

Sueños

Los sueños de Don Bosco fueron tan famosos que, incluso existe un libro que los reúne, denominado como “Sueños (profecías) de Don Bosco”.

Así, su primer sueño vivido fue muy importante para él, ya que, a lo largo de su vida, estuvo fuertemente influenciado por él.

Según él, se trató de un sueño en donde jugaba con muchos niños, sin embargo, un hombre y una mujer destacaron entre la multitud, los cuales le dijeron que con mansedumbre y caridad lograría conquistar a sus amigos y que debía ser fuerte, humilde y robusto.

Las artes circenses

Otro evento que le cambió la vida fueron las artes circenses. Todo comenzó cuando una compañía de circo llego a su localidad, de modo que Juan Bosco quedó impresionado y decidió estudiar sus trucos.

De acuerdo con Catholic.org, cuando Juan Bosco se sintió preparado organizó un espectáculo entre sus amigos, el cual resultó ser todo un éxito.

Se cuenta que, al finalizar sus shows, recitaba el sermón del día, por lo que terminaba orando con sus vecinos.

Su ingreso al seminario

Tras una discusión con su hermano mayor, que estaba en contra de sus actos circenses, decidió abandonar su hogar y trabajar.

De esta forma, comenzó a buscar la manera de ingresar a un seminario, pero por su evidente pobreza, fue complicado para él.

No obstante, en 1835, con la ayuda de Jospeh Cafasso, un sacerdote que luego fue considerando como santo, logró entrar al seminario. Seis años después, en 1841, por fin, había sido ordenado como sacerdote.

Su trabajo como sacerdote era inculcar la palabra de Dios a los jóvenes de regiones pobres, los cuales tenían entre 12-18 años.

Su misión como sacerdote

De esta forma, con ayuda de sus trucos de magia y malabares lograba llamar la atención de este sector de la población, con quienes terminaba compartiendo la palabra de Dios.

Su misión era hacer que los jóvenes con menos oportunidades no terminaran delinquiendo y, por consiguiente, en la cárcel.

Así fundó la Sociedad de San Francisco de Sales, la cual sigue vigente, hasta el día de hoy y tiene como propósito “continuar con su trabajo caritativo, ayudando a los niños con su formación en la fe y a no meterse en problemas.”

Canonización

Cuando Juan Bosco falleció (31 de enero de 1888), el Papa Pío XI, quien era cercano a Bosco, comenzó su canonización de inmediato.

De tal forma que se declaró Beato en 1929 y en 1934 fue declarado Padre y Maestro de la Juventud.

Decenas de años más tarde, en 2002 se le pidió al Papa Juan Pablo II declararlo también como Santo Patrón de los Magos escénicos, bajo el argumento de que fue el primero en realizar, lo que se conoce como Magia del Evangelio.

Actualmente, San Bosco es considerado como Patrón de los magos, jóvenes delincuentes, jóvenes estudiantes, aprendices, redactores y editores y se le recuerda cada 31 de enero, en honor al día en que falleció.

Con información de: catholic.org

Foto: Youtube Catholic Online