Mientras en los campos de la comunidad de San Diego Acapulco de Atlixco se inició el corte de la flor de temporada, policías y comerciantes del mercado independiente de la Trinidad Tepango estuvieron a punto del enfrentamiento porque no los dejaban vender sus flores y desviaban todo el tráfico hacia Santa Rita.

El mercado independiente de la Trinidad Tepango se formó después de que se construyó Santa Rita, en el ahora venden productores autodenominados independientes y que no estuvieron de acuerdo hace tres años en trasladarse al sitio oficial para la venta.

Todo comenzó cuando unidades de policía y vialidad municipal llegaron y bloquearon el acceso a este predio, entonces los productores presentes con gritos, silbidos y recordatorios familiares, pedían detener esa acción considerada como “ilegal”

El bloqueo duró casi 20 minutos, la idea era impedir que las camionetas cargadas con flor de temporada entrarán a vender su mercancía y les indicaron que la zona de venta estaba en Santa Rita.

Después de unos minutos y de varias llamadas, acordaron permitirles la venta respetando ciertas reglas, específicamente referente a la prevención del covid-19. Esta no es la primera vez que un enfrentamiento se genera en este lugar entre autoridad y productores independientes, fue hace cuatro años cuando los vendedores incendiaron una motobomba del departamento de bomberos.

Mientras tanto, la otra cara de la moneda se desarrollaba a kilómetros de ahí en el corte oficial de la flor, este se realizó en un predio de cuatro hectáreas en la comunidad de San Diego Acapulco.

Lorenzo Días Ortega, coordinador de la plazuela del productor señaló que finalmente fueron 45 hectáreas las que se lograron cosechar este año pese a que las inclemencias del tiempo afectaron a 30 de ellas. Pese a ello los 2 mil 500 productores desde la madrugada de este lunes comenzaron a llegar con camionetas y vehículos de tres toneladas a la plazuela Santa Rita, para vender sus productos.

“En cuanto al precio la maleta está en 90, pesos, el chongo a 20, y no pedimos más que se conserve ese precio, no está caro ni barato, pero con eso salen a mano los productores para sufragar la inversión y pagar a sus peones”, señaló el coordinador.

De esta forma se espera que al final de la temporada, que termina el primero de noviembre, la derrama económica superó los 100 millones de pesos y se haya beneficiado a los 2 mil 500 productores que generan en seis días más de 40 mil empleos en la región.