La gran demanda de servicios bancarios y el cierre de sucursales han provocado aglomeraciones y que la atención a clientes se posponga por horas además de que en algunas sedes no se cumple al cien por ciento con las medidas de prevención que recomiendan las autoridades sanitarias.

El promedio de espera de los usuarios de BBVA para ser atendidos es de cuatro a cinco horas, por las escasas sucursales que mantiene abiertas ese banco, según un reporte de El Sol de Puebla.

Usuarios de BBVA expresaron su molestia ante la decisión del banco debido a que han cerrado tres de cada cuatro sucursales, lo que genera que gran cantidad de personas se reúna en una sola sede.

En relación a medidas sanitarias, Banamex es el que menos cumple con las recomendaciones para evitar la propagación del Covid-19. En la sucursal de plaza Loreto no tienen tapetes sanitizantes en la entrada, ni dispensadores de gel antibacterial y tampoco se toma la temperatura de los usuarios que entran al banco.

En HSBC el cupo máximo de personas dentro de las instalaciones es de 25 personas, a diferencia de Banorte donde sólo está permitida la entrada a 10 usuarios. En ambos bancos de plaza Loreto, se mide la temperatura de los clientes con termómetros láser, sin embargo, dicha medida se hace en las manos y no en la frente como es debido.