Dos elementos de la Policía Estatal fueron detenidos por personal de la Guardia Nacional luego de ser sorprendidos cometiendo una presunta extorsión a una familia en el Periférico Ecológico. Los policías agredieron a balazos al personal castrense e incluso atropellaron a uno de los elementos al intentar darse a la fuga.

De acuerdo con reportes oficiales, los hechos ocurrieron aproximadamente a las 2:00 de la madrugada del 7 de agosto cuando elementos del 18 Batallón de la Guardia Nacional en Puebla realizaban un recorrido de vigilancia sobre el Bulevar Clavijero de la ciudad de Puebla.

Los militares explicaron en su informe que en el trayecto, una mujer de 27 años de edad a bordo de una camioneta Jeep de color blanco les dio alcance pidiéndoles ayuda pues elementos de la Policía Estatal habían detenido a sus familiares sin ningún motivo aparente por lo que ella acudió al lugar pero los policías le pedían  dinero para poder dejarlos ir, por lo que ella dijo que iría a buscarlo.

Los uniformados le indicaron a la mujer que la apoyarían a la distancia por lo que ella abordó su camioneta mientras los militares fueron siguiéndola hasta que se incorporó al Periférico Ecológico con sentido al norte. Al llegar al entronque con Aras del Bosque se percataron que la camioneta se detuvo junto a dos patrullas de la Policía Estatal.

En el informe se detalla que al momento en que los tripulantes de las patrullas tipo pick up con logos de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal se percataron del arribo de la unidad de la Guardia Nacional  y en una de las camionetas se retiraron del lugar, pero cuando la segunda intentaba hacer lo mismo  los militares le marcaron el alto.

El conductor de la patrulla con número económico 1009 de la Policía Estatal no atendió el llamado de la Guardia Nacional de detener la marcha y atropelló a uno de los elementos de la Guardia Nacional de nombre Mario Alberto, el cual alcanzó a sostenerse del tumbaburros de la camioneta y fue arrastrado aproximadamente 20 metros.

Al ver esta situación uno de los elementos de la Guardia Nacional accionó su arma de fuego en contra del neumático trasero izquierdo de la patrulla logrando así que se detuviera. Los dos policías que la tripulaban bajaron e intentaron escapar a pie pero fueron alcanzados.

En el informe se detalla que al momento del aseguramiento los elementos de la Policía Estatal, de nombres Israel P. C. y Nicolás J. L. atacaron al personal de la Guardia Nacional, por lo que estos tuvieron que recurrir al uso legítimo de la fuerza y así poder someterlos, por lo que los policías presentaron lesiones en el rostro.

A los policías detenidos se les aseguraron dos pistolas calibre 9 milímetros con matrículas A211059Z y A211057Z; cinco cargadores, de los cuales tres contaban con 15 cartuchos abastecidos, cada uno, otro con 14 cartuchos y otro con 13 cartuchos, faltando las balas que fueron disparadas contra los elementos de la Guardia Nacional.

Asimismo se les aseguró un fusil automático Galil Ace 21NSA de calibre 5.56x45 abastecido con un cargador con  25 cartuchos; un chaleco táctico negro con placas antibalas; un chaleco azul con la leyenda de Policía Estatal con panel balístico y dos placas antibalas; así como el vehículo RAM tipo patrulla, modelo 2019 de color blanco con guinda con número económico 1009 y placas de circulación SM-72-927 del Estado de Puebla.

Las fuentes en la Guardia Nacional que tuvieron conocimiento de los hechos informaron de forma anónima que los detenidos fueron traslados a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del municipio de Puebla, para evitar conflicto de intereses, para ahí concluir el papeleo y después ponerlos a disposición del agente del Ministerio Público.

Sin embargo acusaron que para poner a disposición del Ministerio Público a estos policías tuvieron múltiples trabas por parte del personal de la Unidad de Flagrancia de la Fiscalía General del Estado, pues será esta área la que se haga cargo de determinar la responsabilidad de los uniformados.

Al respecto la Fiscalía General del Estado descartó que se haya tratado de aletargar este trámite y señaló que los policías  acusados están a disposición del Agente del Ministerio Público, quien se encargará de determinar la situación legal de los uniformados.

Hasta las 16:00 horas de este viernes, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal no había fijado una postura institucional sobre lo ocurrido, a fin de precisar si se procederá de forma administrativa en contra de ellos y de los otros policías que lograron darse a la fuga.