A raíz de que el Centro de Internamiento Especializado para Adolescentes del Estado de Puebla (CIEPA) será acondicionado para albergar a reclusos contagiados por COVID-19, la Comisión de Derechos Humanos de Puebla (CDH Puebla) inició investigaciones para verificar que no sean vulnerados los derechos humanos de los menores de edad que se encontraban internados.

Además por este caso fue presentada una queja por parte de Francisco Castellanos, director de coordinación interinstitucional de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA)

Los adolescentes serán trasladados a un anexo del Cereso de San Miguel, por lo que la CDH Puebla ya solicitó informes a las autoridades estatales correspondientes y verificará que las condiciones de sanidad sean las adecuadas para evitar riesgos a la salud, así como las condiciones en las que se encontrarán internados.

“La Comisión de Derechos Humanos del Estado de Puebla estará atenta de cualquier situación que se presente garantizando la protección de los derechos humanos de los adolescentes privados de su libertad”, se expuso.