El carnaval de San Nicolás Tetitzintla, Tehuacán, celebrará este febrero su edición 124 con todo y las dificultades políticas del municipio que desde noviembre no tiene alcalde tras la detención de Felipe Patjane.

En rueda de prensa para presentar las actividades del festejo, el presidente auxiliar Miguel Ángel González destacó que en la administración local se ha trabajado para realizarlo aún sin el respaldo del ayuntamiento.

En la organización, dijo, han participado promotores de la localidad, regidores y también se ha tenido el apoyo de la Secretaría de Cultura del estado.

Preservar e impulsar el carnaval, comentó, es importante por su valor histórico y por lo que significa para la economía de la población.

Se estima que sea el segundo festival de este tipo más longevo del estado después del de Huejotzingo que este 2020 llega a su edición 152.

En lo económico esperan que las visitas y el consumo de bienes y servicios entre el 22 y 25 de febrero, dejen una derrama económica cercana a los 5 millones de pesos.

Entre las características de este carnaval destaca el uso de latigazos y los enfrentamientos entre unas 150 parejas de huehuetones o danzantes que simbolizan la limpia de culpas.

Además de este grupo, en el desfile participan gorilas y diablos que dan color a la festividad así como el Rey Feo y las reinas del carnaval, los huehues y las comparsas.