Opinión

Sheridan, profesor

Martes, Enero 10, 2023
Leer más sobre Víctor Reynoso
Hoy vale la pena recordar la pasión que transmitía Guillermo Sheridan en su clase de Literatura
El profesor universitario en la Universidad de las Américas - Puebla. Es licenciado en sociología por la UNAM y doctor en Ciencia Social con especialidad en Sociología por El Colegio de México.
Sheridan, profesor

[Publiqué este texto hace más de diez años. La circunstancia presente le ha dado actualidad, por lo que lo vuelvo a publicar, con un cambio en el título y alguna que otra palabra].

 

Fue hace tiempo, en 1974, cuando yo andaba en primero de prepa. El profesor de Literatura Española, Guillermo Sheridan, empezó con el pie derecho: “No vamos a seguir el programa. El programa trata sobre escritores como Cervantes y Góngora, que son el doctorado de la literatura. Y ustedes están en el kínder”.

El kínder de la literatura fueron Edgar Allan Poe, Ray Bradbury, Aldoux Huxley, Stendhal, Lovecraft, William Golding, George Orwell, Víctor Hugo, Arriola, Lorca. También Emile Zolá, pero no leímos su novela Germinal porque fue censurada. El profe aclaraba que no eran libros malos, que eran buena literatura, pero adecuada a nuestra edad y formación.

Más artículos del autor

El curso tuvo momentos memorables, como cuando Sheridan leyó en voz alta Las ratas del cementerio, de Henry Kuttner. Interrumpió la lectura a la mitad para decirnos que continuaríamos la próxima clase. Un grupo de más de cincuenta adolescentes, que hasta ese momento habíamos escuchado atónitos, protestamos. El maestro replicó: “esa cara de idiotas que tienen en este momento jamás la van a poner frente a la televisión. Esa cara sólo la da la literatura”.

No siempre fue fiel a su idea de no seguir el programa. Leímos alguna vez a Quevedo, a San Juan de la Cruz y a Fray Luis de León. También memorable fue la sesión en que se dedicó a leer y a interpretar, palabra por palabra, algunos versos de Las soledades de Góngora. Imposibles de entender sin sus explicaciones. Con pleno sentido después de ellas. Todavía hoy admiro cómo lograba mantener la atención en un colegio donde otro maestro nos dijo alguna vez que lo que requeríamos no era un profesor, sino un domador.

Nos dejaba escribir un diario sobre nuestras lecturas, donde anotáramos nuestras impresiones, ideas, sentimientos, sobre lo que estábamos leyendo. “Escriban su diario, aunque no sea todos los días”, una pedagogía que no he vuelto a ver; un buen camino para aprender a leer y escribir.

Desde entonces leo de Sheridan todo lo que puedo, desde sus ensayos sobre la compleja poesía de Gilberto Owen, hasta sus notas donde imita el lenguaje “popular”, tanto de los unamitas políticamente correctos, como de las niñas bien. Pasando por el célebre discurso de López Obrador en Iztapalapa, en tono evangélico. Un abanico tan amplio que uno pensaría que no son obras escritas por la misma persona.

Pero los une su pasión por la palabra. Y por lo que las palabras describen y diseccionan: el mundo. ¿Podemos entender, comprender, o siquiera ver nuestro o nuestros mundos si no contamos con las palabras adecuadas? Además de la pasión llama la atención su facilidad de contagio: basta un poco de sensibilidad para hacerla nuestra.

Vistas: 428

Loadind...