Opinión

Habemus Ministra Presidenta de la SCJN

Miércoles, Enero 4, 2023
Leer más sobre Araceli Molina Diz
Siendo una mujer feminista y abogada me entusiasma el nombramiento de la primera Ministra Presidenta
Coautora del libro “La Campaña” Guía para Estructurar Candidaturas, creadora del Podcast Política en Femenino, Consultora con experiencia en políticas, gestión y administración públicas, comunicación política y perspectiva de género 
Habemus Ministra Presidenta de la SCJN

Con un gran discurso, Norma Lucía Piña Hernández fue electa como la primera Ministra Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN). Esto debería ser un acto histórico para el movimiento feminista en México, como bien lo mencionó en su discurso, se rompió el techo de cristal, tal como se rompió con el triunfo de Claudia Sheibaum, o con el nombramiento como secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, o cuando inician los gobiernos y vemos gabinetes paritarios; si hablo a nivel internacional con Kamala Harris como vicepresidenta de los Estados Unidos. Muchos han sido los triunfos que hemos celebrado al ver llegar a estas mujeres al poder, pero, ¿qué ha sucedido después? Continúa la violencia en contra de las mujeres, al llegar a los cargos son sumisas ante el sistema patriarcal, no actúan con perspectiva de género y la igualdad sustantiva pasa a último plano como un tema electorero.

Siendo una mujer feminista y abogada, me entusiasma el nombramiento de la primera Ministra Presidenta; me motiva que no haya sido propuesta por el Ejecutivo como lo era  Yasmín Esquivel Mossa, quien fue acusada por plagio en la tesis con la que obtuvo el grado de abogada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para conservar el equilibrio de los poderes y, los pesos y contrapesos. Leo su extenso currículum y amplia experiencia y veo que llega una mujer centrada, culta y muy preparada, lo cual, se lee desde el inicio de su discurso en el que dice:

“Triunfa quien consigue la victoria. Victorioso quien obtiene superioridad o ventaja del contrario. Ni victoriosa, ni triunfante.
Hoy me dirijo a ustedes honrada, comprometida, responsabilizada, obligada, jurídica, y moralmente a representarlos. A representar al Poder Judicial de la Federación con convicción y entrega, con pasión y honestidad. Como lo he intentado hacer los últimos 34 años de mi vida al interior de esta gran institución a la que tanto le debo y que tanto quiero.”

 En otro momento del discurso, de manera muy atinada, habló del que tiene el nombramiento de una mujer y el rompimiento del techo de cristal:

Más artículos del autor

“La representación que se me encomienda tiene una doble dimensión, una doble responsabilidad, los representa a ustedes ministras y ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, consejeras y consejeros de la Judicatura Federal, al mismo tiempo, al ser la primera mujer que preside este Máximo Tribunal, represento también a las mujeres, a nuestro nombre les agradezco la congruencia a mis compañeras y compañeros, reconozco la importantísima determinación de la mayoría de este Tribunal Pleno, de romper lo que parecía, un inaccesible techo de cristal, me siento acompañada, respalda, acuerpada por todas ellas, por todas nosotras. Me siento muy fuerte porque sé que estamos todas aquí, nos colocamos por primera vez al centro de la herradura de este Tribunal Pleno demostrando y demostrándonos que sí podemos.
Agradezco a las que siempre han creído, a las que no se han cansado de intentar cambios que poco a poco arrinconan nuestra cultura patriarcal, honro en este momento, a las que ya no están. Trabajaremos, nos esforzaremos todos los días por una sociedad más justa, más igualitaria, sin violencia contra las mujeres -ese un anhelo- que no les quepa duda.”

Sin embargo, en mi opinión el techo de cristal no se rompe hasta que estas mujeres que han llegado al poder tengan libertad de actuación, incluyan la perspectiva de género en su forma de gestión, estén dispuestas apoyar la agenda feminista, entiendan que llegaron hasta allí gracias a la lucha de un movimiento histórico y actúen en favor de otras mujeres.

Esperemos resultados desde el actuar, no desde el discurso, valoremos el estilo de gestión y entonces, cuando los cambios sean evidentes celebremos los espacios ganados.

Vistas: 297

Loadind...