Opinión

División de poderes

Martes, Enero 3, 2023
Leer más sobre Víctor Reynoso
La autonomía de la Corte al elegir como su Presidenta a Norma Piña fortalece nuestra democracia
El profesor universitario en la Universidad de las Américas - Puebla. Es licenciado en sociología por la UNAM y doctor en Ciencia Social con especialidad en Sociología por El Colegio de México.
División de poderes

La democracia no es solo el poder del pueblo. Es también la protección del pueblo. Sobre todo, de los posibles abusos del poder político. De ahí que la división de poderes sea inseparable de los sistemas democráticos.

De ahí que la autonomía que mostraron los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al elegir como su Presidente a Norma Piña sea un hecho que expresa un aspecto positivo de nuestra democracia, y que la fortalece.

Hay impulsos en el ser humano para concentrar el poder. No son necesariamente “naturales”, ni comunes a todas las personas, pero sí frecuentes en política. Nuestro presidente no es ajeno a ellos. En víspera de la elección de la presidenta de la SCJN, denostó a uno de sus integrantes, y se quejó de que otros dos le habían dado la espalda a su proyecto. Le incomoda la autonomía de los órganos del Estado que no controla.

La nueva Presidenta está avalada por su trayectoria, seria y profesional. No es simpatizante del gobierno actual, pero tampoco se espera de ella animadversión hacia el mismo. Se espera que realice su función de cumplir y hacer cumplir las leyes.

Más artículos del autor

Algunos cuestionan el carácter democrático de las instituciones judiciales: no son electas por el pueblo. Casi en ningún lugar del mundo. Pero no hay democracia que funcione sin estas instituciones. Su tarea es hacer que los funcionarios (y los ciudadanos, desde luego) cumplamos la ley. Sin este acuerdo básico, comportarnos todos dentro del marco legal, no hay vida democrática.

Se ha dicho que la derrota de la candidatura apoyada por Palacio Nacional, la de Yasmín Esquivel, confirma que estamos viviendo ya “el otoño del presidente”. Que la merma en su poder ya es clara, y continuará día con día.

Tampoco favoreció a su principal candidata a sucederlo, la jefa de Gobierno de la CDMX, la resolución de la fiscalía de esa entidad sobre la acusación de plagio a la ministra Esquivel. Contradiciendo la lógica más elemental concluyó que el plagiario era de quien presentó su tesis en 1986, y no quien lo hizo en 1987. ¿Puede plagiarse una tesis no existente, o al menos no hecha pública? La sensación que deja esa resolución es la propia de una república bananera: lo importante no es la lógica ni el derecho, sino quién detenta el poder.

Vistas: 244

Loadind...