Opinión

La seguridad de las mujeres periodistas

Jueves, Junio 2, 2022
Leer más sobre Laura Liliam García López
Las mujeres periodistas corren un doble riesgo, por lo que es prioridad garantizar su seguridad
Presidenta de Paritè emprendimiento de género. Doctora en Derecho-CONACYT. Abogada y Maestra en Derecho Constitucional y en Ciencias Políticas BUAP. Doctorante en Estudios Legislativos de Género y Paridad CONACYT  
La seguridad de las mujeres periodistas

Las mujeres periodistas tienen el poder en sus plumas para hacer visible lo invisible, la incorporación de más mujeres en espacios informativos genera un mayor compromiso de los medios para comunicar con perspectiva de género y para la difusión de campañas para prevenir la violencia contra las mujeres. Sin embargo, para lograr estos avances las mujeres periodistas, comunicadoras y trabajadoras de las empresas de comunicación enfrentan todo tipo de violencias que ponen en riesgo su seguridad.

Periodismo y género han sido poderosos significantes para que en la comunicación se incorpore la perspectiva de género como una metodología para globalizar la información para promover un periodismo con políticas incluyentes, no sexistas, sin violencia y sin discriminación hacia las mujeres. La dimensión de género permite que los medios de comunicación desarrollen temáticas hacia la igualdad de género, pero esto solo queda en el tintero cuando nos enteramos que agreden o matan mujeres periodistas.

El empoderamiento de las mujeres y el impulso de la igualdad de género en el periodismo, nos hace reflexionar lo que significa ser mujer periodista como sujeto de comunicación y de los retos y peligros que tienen día con día al hacer su trabajo. Las periodistas enfrentan doble riesgo ante la violencia: 7 de cada 10 mujeres periodistas sufren violencia en línea según la ONU, por lo que urgen estrategias para informar de manera más segura.

La violencia contra mujeres periodistas, se refleja en diferentes tipos de violencia tanto física como virtual, son víctimas de violencia económica y patrimonial, psicológica, amenazas digitales y verbales, agresiones físicas, acoso, abuso sexual y violaciones y violencia feminicida. Sumado a esto la violencia estructural en el gremio manifiesta que 9 de cada 10 periodistas mujeres sufre algún tipo de violencia y que el 53 por ciento es agredida al realizar su labor informativa.

Recientemente fueron asesinadas dos periodistas en Veracruz, Yessenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera, directora y reportera del sitio de noticias en línea El Veraz, el gobernador del Estado y la Fiscalía hasta el momento no han podido resolver esta investigación ni dar con los responsables. A esto se suma el asesinato de la periodista Lourdes Maldonado ocurrido en enero en Tijuana.

La organización Artículo 19 reportó que en esta administración se han registrado 1,945 agresiones contra la prensa en el país, incluyendo 33 asesinatos, 9 en lo que va de este año y 2 desapariciones, un 85 por ciento más que en la administración anterior, y que van 21 mujeres periodistas asesinadas desde 2005 en México. Estas cifras reflejan la arbitrariedad contra la libertad de expresión y el panorama de violencia hacia esta profesión.

Parece contradictorio, ya que México se convirtió en el segundo país, en adoptar un mecanismo especializado de protección de periodistas en riesgo recomendado de la ONU. La creación del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas fue creado para recibir solicitudes de protección, definir y dar seguimiento a medidas de prevención y protección para periodistas y facilitar la implementación de dichas medidas a nivel federal y local.

CIMAC organizó en mayo la Semana Internacional por el Derecho Humano a la Libertad de Expresión de las Mujeres con temas: Frente a la violencia machista en los medios, periodismo de paz; ¿Acabó la pandemia?: ¿y las mujeres periodistas?; Por nuestra vida, irnos. Mujeres periodistas desplazadas; Hasta encontrarlas. Mujeres periodistas desaparecidas; Participación, representación y violencia.

Además, se presentaron los resultados del observatorio Tratamiento de la violencia machista en los medios, en el que se concluyó que las “fiscalías y la prensa deben dejar de violentar derechos de las mujeres en coberturas de casos violencia y feminicidio.”

La UNESCO, la Fundación Thompson Reuters y la International Women’s Media Foundation (IWMF) han lanzado a nivel mundial Políticas de seguridad con perspectiva de género para las salas de redacción y una Guía práctica para mujeres periodistas sobre cómo responder al acoso en línea, así como una guía jurídica sobre el acoso en línea creado con el Instituto Internacional para la Seguridad de la Prensa (INSI), que son herramientas para las mujeres periodistas.

Irene Khan es la Relatora Especial sobre la Promoción y Protección del Derecho a la Libertad de Opinión y de Expresión de Periodistas, y ha publicado la colección de ensayos “#JournalistsToo–Las Periodistas Toman la Palabra”, que relata las experiencias personales de acoso de once periodistas mujeres en diez países. La publicación cuenta con el apoyo de la UNESCO y del Consejo de Seguridad de ONU, en donde expone la violencia de género hacia las periodistas cuando realizan su trabajo, #LasPeriodistasTambién.

Hay una campaña global sobre ”violencia en línea contra las periodistas nos perjudica a todos” #CállateóTeCalloYo, financiada por la Fundación del Código Postal de Suecia, ONU y UNESCO, en el que exponen que el 83 por ciento de las mujeres periodistas encuestadas enfrentan violencia en línea por hacer su trabajo de informar, por lo que crearon acciones contundentes para las plataformas de medios sociales, las autoridades y los medios de comunicación.

“No estás sola” es otra campaña para erradicar la violencia contra las mujeres periodistas en línea, ¡Las mujeres al frente!, también fue creada para visibilizar la violencia y acoso contra las mujeres en el gremio. Así mismo, se han lanzado cursos sobre seguridad para mujeres periodistas, ¿cómo informar de manera segura? Todo esto reafirma que las colaboradoras de los medios reciben ataques en todo el mundo; estos ataques buscan silenciar sus investigaciones y suprimir su visibilidad en los discursos públicos, y van desde agresiones físicas y virtuales hasta asesinatos contra mujeres periodistas.

Por todo esto, los medios de comunicación, los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales tienen un rol importante para prevenir, evitar y sancionar la violencia contra mujeres periodistas. Los medios deben de proveer la seguridad a sus colaboradoras, incluyendo protocolos de seguridad y capacitación para aminorar los riesgos; el Estado desde el sistema de procuración de justicia garantizar las medias de protección y actuar en derechos humanos, así como investigar con perspectiva de género los actos de violencia y discriminación, y las organizaciones tienen que apoyar con campañas de seguridad y prevención.

Definitivamente la Agenda de Género debe visibilizar la violencia hacia las mujeres periodistas, y todas organizaciones tienen que promover que el Estado y las empresas de comunicación adopten mecanismos, políticas y acciones sensibles al género que impulsen estrategias para brindar seguridad de las mujeres que trabajan en este gremio, así como facilitar herramientas para que puedan tener acceso a la justicia y a las medidas de protección

Vistas: 333

Loadind...