Opinión
Loading...
Loading...

Tres años y contando

Viernes, Diciembre 3, 2021
Leer más sobre Oscar Gómez Cruz
Los militantes de Morena deben convencerse que su fuerza está en el presidente López Obrador
Maestro en Asuntos Internacionales de Negocios Universidad de Columbia. Maestro en Administración Pública INAP. Egresado de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard. Es presidente de 2TRES15
Tres años y contando

Usualmente, un Presidente de México en su tercer año de gobierno no consideraba abiertamente los pormenores de su sucesión, porque el tercer año significa por lo general su consolidación y estar en el zénit de su poder.

El PRI ya no tiene la presidencia, pero las formas de la política mexicana no han cambiado en su esencia, aunque se asevere una y mil veces más lo contrario.

El culto al presidente, a su poder total y la parafernalia de hacer de este hombre una especie de “ser superior" no han sido modificados un ápice. De hecho, posiblemente esta particularidad esté en su punto más exacerbado en la historia moderna de México.

A diferencia de las épocas donde el PRI, siendo el "partidazo" único, movilizaba al sistema de acuerdo a los usos y costumbres de la época, con eventos multitudinarios que eran gracias al partido, el pasado 1 de diciembre se vio un zócalo capitalino lleno de personas, en su mayoría acudiendo a ver al hombre. Poco tuvo que ver el partido, si no es que nada.

Los militantes de Morena están en un error si piensan que como partido su fuerza está en las estructuras y la movilización. Ésta se da gracias a un solo hombre: el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Él es el Presidente, el movimiento y el partido.

Una cantidad muy importante de los actuales miembros de la cámara baja y otros tantos de la alta del Poder Legislativo federal, pasando por presidentes municipales y diputados locales, le deben el puesto única y exclusivamente al fenómeno AMLO.

Algunos piensan que podrán mantener su fuerza solos en 2022 y 2024. Grave error. AMLO volverá a definir los resultados del próximo año, y a pesar de que explícitamente asevera que "no meterá las manos" en la elección de su sucesor o sucesora, su figura es tan poderosa que simplemente no hay manera de que la decisión final lo eluda.

Resultará muy interesante ver cuál será el papel de López Obrador al terminar su presidencia, porque de ganar su ungido o ungida, no se ve al menos hoy, que el Presidente se retire a Palenque a pasar sus días escribiendo. Su figura es demasiado poderosa para que la "inercia" permita que el nuevo mandatario o mandataria, cuente con libertad de acción y decisión sin que exista un beneplácito previo desde Palenque, Chiapas.

 

FB GomezCruzOscar

FB 2Tres15

IG 2Tres15

Tw DosTresQuince

Vistas: 171

Loadind...