Opinión
Loading...
Loading...

Hacedores de milagros

Miércoles, Diciembre 1, 2021
Leer más sobre Rafael Reyes Ruiz
Si se hace el milagro de ayudar a alguien, por pequeña que sea la acción, este mundo será mejor
Activista social. Emprendimiento. Escribidor. Apasionado de las letras enamorado de la vida, y viceversa.
Hacedores de milagros

Lucy, una niña indígena de nueve años. Estaba intubada, padeciendo los estragos que la enfermedad Guillain Barre había hecho en su pequeño y desnutrido cuerpecito. Su mamá me habló llorando, pidiendo ayuda para comprar un tratamiento muy costoso que para ella era imposible de adquirir. Con la generosa ayuda de gente buena se pudo comprar el medicamento. Los doctores le dijeron a la mamá de Lucy que la medicina se le había suministrado muy tarde, que los músculos ya estaban muy atrofiados y que se preparara para lo peor. Al día siguiente, Lucy vuelve a consciencia y empezó a respirar por ella misma. Al día de hoy, Lucy ya camina. Esos doctores que advirtieron el prepararse para lo peor, dijeron una sola frase: "es un milagro".

Todos y todas hemos escuchado en algún momento de un suceso que, carente de explicaciones, puede considerarse un milagro. Quizá la recuperación de una enfermedad que parecía tendría el peor desenlace, como el caso de Lucy. Tal vez algún accidente catastrófico donde la persona involucrada salió ilesa. O simplemente algo que parecía imposible de suceder y que sí sucedió. Y es cuando viene esa palabra: milagro.

En mi experiencia como activista, puedo decir que la gran mayoría de los milagros pasan inadvertidos. Soy testigo que muchas veces, los grandes milagros suceden en pequeños detalles.

Imaginen a un niño o niña que padece cáncer, que acaba de terminar una quimioterapia, que siente el dolor y la náusea, que tiene cara de tristeza y angustia… y que de pronto alguien llegue y le dé un abrazo y le diga algo esperanzador. Imaginen a ese niño con una sonrisa en el rostro. Eso, eso es un milagro.

Creo en verdad, que todos somos capaces de hacer milagros. Cuando ayudamos a alguien, a quien sea, y si esa persona que recibe la ayuda está mejor por lo que hicimos, eso es un milagro. No necesitamos magia o poderes, basta un poco de corazón y voluntad para hacer un milagro.

En Fundación Madai seguimos con la Colecta de Abrazos, que consiste en hacer una recaudación para comprar mantitas y darlas con un abrazo a niños y niñas en situación de vulnerabilidad. Cada una de las sonrisas de esos niños y niñas cuando reciben el abrazo, son un milagro.

Tú puedes ser hacedor de milagros, con quien sea, como sea. Si cada quien hace el milagro de ayudar a alguien, por pequeña que sea la acción, este mundo estará mejor.

Rescoldos

Si deseas participar en la Colecta de Abrazos, contáctame: es algo muy sencillo, económico y con el mayor impacto: el milagro de la sonrisa de un niño en situación difícil.

 

@RafaActivista

[email protected]

Vistas: 263

Loadind...