“Divide et impera”

Domingo, Octubre 24, 2021 - 13:56

El presidente López Obrador conoce perfectamente la estrategia militar y política para gobernar

Periodista 1974. Director, conductor radio y Tv Puebla, columnista político y de gastronomía. Autor “Orígenes de la cocina poblana”, Planeta 2017; coautor El Libro Rojo de Puebla, Destrazas Ediciones 2017

La única manera de gobernar a los mexicanos pareciera que es dividiéndolos, impidiendo hacer realidad eso de “la unión hace la fuerza”; y el presidente Andrés Manuel conoce perfectamente la estrategia militar y política basada en el “Divide et impera” de Julio César o el “divide y vencerás” de Napoleón.

Romper la unidad de las instituciones y los grupos de poder a través de actos provocativos, quizá fundados en el resentimiento derivado de las confrontaciones del pasado, es una de las habituales formas de comunicación presidencial.

Históricamente dividir a los grupos, impedir la cohesión, la suma de fuerzas ha permitido a los caciques, a los políticos gobernantes, mantenerse en el poder.

Atacar a la UNAM ha sido un tema que prendió muy rápido en el ánimo de los críticos de la 4T. Les parece a muchos que se trata de una declaración errónea, sin sentido, derivada de la ignorancia o de mala información deliberadamente filtrada al Presidente.

La primera repercusión es provocar a los universitarios a definir qué rumbo tomarán, defender o frenar al neoliberalismo, es decir tomar partido en el concierto de la nación cuyo escenario está sembrado de divisiones, de problemas de salud, económicos, y millones de ciudadanos urgidos, quizá en el mejor de los casos, de trabajar unidos para seguir construyendo a la nación mexicana en lugar de andar revisando la historia de por qué los mexicas fueron dominados por las tribus que no aceptaron su centralismo, sumadas a los españoles.

Un asunto delicado pasa por la mente de los universitarios: enfrentar una dicotomía como la de los aztecas en su tiempo, donde las tribus se plegaban a sus intereses, a sus dioses, a su imperio, o estaban en contra de ellos. Y así se van decantando ahora.

Ricardo Monreal, un presidenciable, ha marcado su posición a tiempo, se ha puesto del lado de la UNAM, con las consecuencias que ello traerá.

López Obrador en esta mitad de gobierno tiene dos caminos, unir a los mexicanos o dividirlos; y el peso de la UNAM, de las universidades en forma amplia, pretende ser llevado a esa disyuntiva “estás conmigo o estás en contra de la 4T”.

Aunque quizá a López Obrador le gustaría más preguntar a la manera de Darth Vader, el de Star Wars: “si no estás conmigo, eres mi enemigo”, o sea: ¿estás conmigo o estás contra México?

O por lo menos, así me lo parece.

losperiodistas.com.mx@gmail.com


Blogs