La Autonomía en la BUAP y sus frutos

Martes, Septiembre 21, 2021 - 10:56

Sentimos un gran orgullo y satisfacción por los resultados obtenidos de nuestra participación

Licenciada en Filosofía por la UAP con mención honorífica. Realizó la Maestría en Filosofía por la UNAM y la Maestría en Ciencias del Lenguaje por la UAP. Es candidata a doctora en Filosofía por la UNAM. Se desempeñó como coordinadora del Colegio de Filosofía y del posgrado en Ciencias del Lenguaje en la BUAP, donde se ha desempeñado como docente en nivel licenciatura y posgrado. Es la primera mujer en asumir la Secretaría General de la BUAP.        

¡Casi 9000 votos! Y 5652 votos nulos. Lo que arroja casi 15 000 votos en contra de la imposición y el abuso representados por la candidata oficial.

¿No les parece a ustedes un enorme triunfo? ¡15000 votos en contra de la abyección! ¡9000 votos en favor de un proyecto distinto de universidad!

Qué razón tenían los operadores de esta elección al cerrarnos todos los caminos para poner a consideración de la comunidad universitaria nuestro proyecto de universidad. Tuvimos que hacer campaña “de afuera hacia dentro” y sólo pudimos intercambiar ideas y sueños con aquellos núcleos universitarios que se organizaron para escuchar una propuesta fresca, sustentada en el conocimiento profundo de la universidad, en una experiencia de cinco décadas y, sobre todo, en una concepción humanista de la educación.

Esta campaña sirvió a muchos efectos. Conocimos de propia voz de alumnas y alumnos, maestras y maestros, de trabajadoras y trabajadores no académicos la enorme cantidad de necesidades no cubiertas, del sinnúmero de peticiones no atendidas, de la cantidad de metas no cumplidas, lo cual reveló la enorme simulación en la que estamos sumidos.

Según los resultados generales publicados por la comisión electoral, la participación magisterial fue del 90.44%. Por eso resulta interesante ver que en el caso de la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas la participación fue de 30 puntos menos: 58.52%, lo mismo el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego” con 61.18%, y el Instituto de Física “Ing. Luis Rivera Terrazas” con 20 puntos menos 68.63%. Por cierto, éstas fueron las únicas tres unidades académicas, de las 43, con las que pude reunirme para presentar el plan de trabajo. La reunión del ICSyH, mi unidad de adscripción, fue organizada por los miembros del propio instituto y las otras dos fueron organizadas por sus respectivos directores.

Por supuesto que el análisis de estos datos requiere mucho más detalle; sin embargo, podemos afirmar que aquellas unidades académicas que me escucharon tuvieron una votación magisterial esperada en cualquier elección en la que se ofrece al votante más de una alternativa real.

Respecto al sector estudiantil, los resultados hablan de una participación promedio del 66.69%. Aquí llama poderosamente la atención que nuevamente la Facultad de Físico-Matemáticas tenga 30 puntos menos, 37.61%, lo mismo el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades con 36.36%, y ¡oh sorpresa! La Facultad de Filosofía y Letras y la Facultad de Lenguas con 17 y 15 puntos menos, 49.95 y 51.34% respectivamente.

Les reitero que el análisis requiere de mayor finura, sobre todo el caso del instituto al que pertenezco, el cual me honró con los cuatro votos sectoriales: dos magisteriales y dos estudiantiles. Pero en el caso de las otras tres facultades, nuevamente las identifico como aquéllas con las que pude dialogar y este diálogo se reflejó en el rechazo de las alumnas y alumnos a la presión, al abuso y a la imposición.

Veamos otros números: los de la abyección. Entre los complejos regionales, el porcentaje de participación magisterial fue del 98.6%, 8 puntos más que el promedio, el del centro, el del norte y el Mixteca con el 100%. Entre las preparatorias la participación magisterial fue del 96.25%, 6 puntos más que el promedio, la Zapata y la Calderón con el 100%. Aquí llama la atención la participación estudiantil del complejo regional sur, pues estuvo 6 puntos abajo del promedio general con 60.63%, cuando en el resto de los complejos ésta fue del 83.87%, o sea 17 puntos arriba del promedio general. Decididamente este es un foco rojo para los niveles de control “normales” en los complejos.

Quise presentar a ustedes los dos extremos de la conducta electoral de las unidades académicas. Los institutos y facultades mencionados por un lado y los complejos regionales y las preparatorias por el otro. Punto aparte merecen los resultados del Bachillerato Internacional 5 de Mayo y 18 escuelas, más por la proporción de los votos nulos, además de las 8 preparatorias, pues la “2 de Octubre” alcanzó hasta 377 votos nulos, o sea el 13% de los votos emitidos. En total, 27 de 43 unidades académicas mostraron su rebeldía y enfrentaron la presión recurriendo al voto nulo. No cabe duda que esto les dará que pensar a los operadores de esta sucesión rectoral.

Después de este análisis a vuelo de pájaro no podemos menos que sentirnos enormemente orgullosos y satisfechos de los resultados de nuestra participación. Hemos dado a luz a un vástago muy poderoso, el vástago de la oposición real, tangible, presente en todos los rincones de la universidad.

¿No les parece a ustedes de la mayor importancia habernos constituido en los aguerridos defensores de la autonomía universitaria?

Esto apenas empieza…