Lucha de todos por la independencia

Miércoles, Septiembre 15, 2021 - 07:24

Tenemos que celebrar el ser libres, pero recordar que la libertad se construye día a día

Miembro activo del PAN desde 1988, miembro del CEN, consejero Nacional y Estatal; expresidente Estatal del PAN Puebla 2006-2009 y 2012-2015; licenciado en Administración de Empresas; diputado local 2005 y federal 2012. Actualmente, secretario Nacional de Promoción CEN y diputado local electo.

“No se trata de privar la actividad política de las motivaciones que sirven de motor a quienes comparten nuestra actividad. Se trata simplemente, de señalar que los partidos, como todas las instituciones políticas, deben reconocer los límites de su función, frente a la libertad de las conciencias y frente a las realidades anteriores y superiores, frente a las realidades que van más allá de la vida política.”

Adolfo Christlieb Ibarrola

La independencia de México es una de las fechas más memorables para todas y todos los mexicanos. Es una conmemoración que convertimos en celebración donde exaltamos el orgullo por nuestro gran país. Familias y amigos se reúnen para convivir; en las plazas cientos y miles de compatriotas se unen en esta celebración. Ninguno se siente extraño al grito de ¡Viva México! La patria nos une.

En medio de la pandemia jamás vivida y jamás prevista, las fechas relevantes siguen llegando, pero a pesar de esto, no decae el ánimo de millones de mexicanos por festejar. La celebración del Grito de Independencia se ha modificado para evitar la enfermedad. Lamentable que algunos gobiernos no muestren sensibilidad y les gana la tentación de presidir la ceremonia del grito para recibir el aplauso del público.

Hace 211 años nuestros antepasados acudieron al llamado del cura Hidalgo y con ello inició la guerra de Independencia, una guerra que dejó muerte y destrucción, misma fue necesaria para forjar la nación independiente que hoy somos. Debemos valorar el sacrificio no solo de los héroes que dieron inicio, continuación y término; sino también a todas esas almas que dieron la vida por conseguir la libertad deseada.

Terminada la guerra de independencia, nuestro México se mantiene en constante lucha por preservar sus garantías individuales. Así hoy en nuestros días las y los mexicanos nos vemos en la vida diaria esforzándonos, en lo económico, social, laboral, creencias y en lo político para preservar la libertad. Esta lucha siempre ha sido y será contra la opresión, sometimiento, el poder abusivo e intolerante, de muchas y variadas formas.

Hoy se lucha contra la ignorancia a la que nos pretenden imponer como sistema educativo; el populismo como forma de gobierno; la mediocridad como futuro y la arrogancia de un gobierno que envuelto en una falsa austeridad y honestidad nos pretende someter a su antojo.
Las y los mexicanos debemos permanecer unidos y solidarios para ganar cada día nuestra preciada libertad como nación; que nadie nos divida, ni pretenda ponernos en contra; porque unidos es como hemos salido adelante. Así logramos ser independientes; así hemos superado la guerra; nos hemos sobrepuesto a la escasez y crisis económica; nos hemos levantado de catástrofes naturales, y así estamos remontando frente a la pandemia.
Somos testigos de vecinos incentivando el comercio local en sus comunidades; patrones esforzándose por mantener sus fuentes de empleo; madres y padres colaborando en la educación de sus hijas e hijos; maestros capacitándose en tecnologías y métodos de enseñanza; personal de la salud haciendo un esfuerzo sobrehumano para mantener la vida y salud de sus pacientes. Constatamos la solidaridad ante inundaciones, derrumbes y violencia y mucho más, ante la postura inactiva del gobierno.

Tenemos mucho que celebrar por ser libres, pero también debemos siempre recordar que la libertad se construye día con día y de generación en generación. Y como lo afirmó Christlieb Ibarrola, haciendo que el poder respete la libertad de conciencia individual, la libertad de conciencia que bien puede ser considerada como la de más valía para el ser humano.
Ahí, Acción Nacional tiene su propósito político a lo largo de todos estos años. Es en esta defensa que, quienes asumimos un cargo de poder o representación debemos ser implacables, porque sin libertades, el ser humano pierde su esencia y las sociedades se tornan mediocres y vacías. Sigamos construyendo nuestro país, forjando nuestra patria e impulsando el desarrollo de ciudadanos libres y plenos.

Les deseo que tengan una excelente velada.

¡Viva México!