A casa vieja, no le falta gotera

Jueves, Julio 29, 2021 - 16:30

Ante la reactivación frente a la pandemia, debemos iniciar con renovación y actitud

Con 493 días de cuarentena, hemos visto en televisión, prensa y algunos medios electrónicos que la impunidad, la falta de justicia y los problemas de inseguridad llegan a ser casos donde el Covid-19, ha detonado en una sociedad casos más severos por problemas emocionales.

El portal, quien reporta de una forma muy particular la tendencia de los efectos de contagios y decesos en nuestro país, resume lo siguiente:

“Los contagios por COVID-19 están incrementando en México, con nuevos contagios reportados de media cada día. Esto representa un 79% del pico, la media más alta reportada el 20 de enero. Ha habido contagios y muertes relacionadas con el coronavirus en el país desde que comenzó la pandemia.”

Sin embargo, hoy en el día a día parecería que no pasa nada. Cada vez que uno se asoma a las avenidas principales de nuestra ciudad mostrarían que la vida está en normalidad. Lo alarmante se ve a todas luces, no hay protección de salud alguna en los automovilistas y en los transeúntes.

Pero lo que es más importante que hay dentro de casa son los desequilibrios emocionales y algunas alteraciones psicológicas que han dado como resultado la falta de motivación y ganas de realización con otras oportunidades frente a un dispositivo electrónico.

Es por ello que desde esta perspectiva, lo más importante es poder hacer que la motivación sea un factor que en este segundo periodo del año y más en el periodo escolar, donde se debe implantar en casa como medida importante, una nueva forma familiar de autorealización y aún más de poder dar fortaleza.

Con este marco tomamos como referencia a Las fuerzas que impulsan, recuperado del texto ‘Cómo hacer las cosas cuando no quieres hacer nada’ de Carmeron Walker:

“Cuando busques tu motivación, te ayudará pensar que esta se divide en dos categorías, dice Stefano Di Domenico, un investigador de la motivación que enseña en la Universidad de Toronto Scarborough.

En primer lugar, está la motivación controlada, cuando sientes que te gobiernan fuerzas externas, como los bonos de fin de año y los plazos, o los castigos y recompensas internos, como la culpa o querer agradar a la gente. Es difícil mantener la motivación cuando no se tiene el control. A menudo, cuando la gente dice que ha perdido la motivación, “lo que realmente quiere decir”, dijo Di Domenico, “es ‘hago esto porque tengo que hacerlo, no porque quiero’”.

El segundo tipo, la motivación autónoma, es la que buscamos. Es cuando uno se siente autodirigido, ya sea porque tiene una afinidad natural con la tarea en cuestión, o cuando hacemos algo porque entendemos que vale la pena.” (New York Times)

Con referencia a estos dos puntos importantes, vale la pena plantear cuál de las dos opciones podemos identificar para cada uno de nuestros casos.

Pero lo mejor es la operación y la activación de la ¡chispa de la vida!.

Ya estamos a unos días donde universidades y próximamente el nivel medio superior estará en activación y nuevamente en línea, así que con ánimo y entusiasmo debemos de preparar esas emociones y a disponer la mente abierta a iniciar con una renovación de espacio y actitud.

Lo interesante es que ahora se esperan nuevos amigos, nuevas colaboraciones y nuevas redes sociales donde la activación emocional debe ser la que ayude a esta nueva transformación de oportunidades.

Enhorabuena y mis mejores deseos porque este regreso a clases sea el más adecuado y en donde la salud sea lo prioritario considerando que las emociones y apertura intelectual se deben reactivar y compensar en los medios donde nos toque estar, pero con el ánimo de ser mejores y más productivos.

¡México nos necesita a todas y todos!