Puebla, al rojo vivo

Viernes, Julio 23, 2021 - 06:38

Alguien abrió la compuerta de la impunidad a quien está arrasando con lo que encuentra a su paso

Doctor en Administración Pública con estudios de doctorado en Ciencias Penales. Especialista en inteligencia y cotrainteligencia con más de 30 libros publicados. Ha diseñado un mapeo sobre la feudalización de la delincuencia organizada en México.

El estado de Puebla tiene 217 municipios y al 20 de julio de 2021, registraba al menos un ejecutado en 53 de ellos. Si no le parece suficientemente alarmante, van dos datos adicionales:

1. Es la primera vez en la historia del estado de Puebla, que se da en un solo año, una ejecución en 53 municipios, equivalentes al 24.42 por ciento del total de la entidad.

2. En enero 2021, cinco municipios de la entidad poblana tuvieron al menos una ejecución. En mayo, ya eran 21 municipios los que tenían un evento de esta clase. De enero a mayo, hubo un crecimiento del 420 por ciento en términos de municipios atacados por ejecuciones.

Valga lo anterior en el entendido que, del 1 al 20 de julio de 2021, el estado de Puebla llevaba acumuladas 31 ejecuciones.

En el archivo que le presento, podrá ver la evolución, mes por mes, de enero 1 a julio 20, de los municipios que han ido registrando una ejecución al menos. Todos los datos de cada ejecutado, fueron publicados por distintos medios poblanos y que al procesarse, forman parte del “Ejecutómetro”, producto del que esto escribe.

El lector verá cuatro municipios que no son del estado de Puebla (Nativitas, San Pablo del Monte, Ixtacuixtla y Tlapacoyan) que están sombreados. Están apuntados porque eran personas de Puebla que fueron tiradas en esas demarcaciones.

Eliminando a esos cuatro municipios, quedan los 53 del estado de Puebla que mencioné.

La entidad ha alcanzado un nivel extremo de esta clase de muertes, inédito. Esto solamente tiene dos posibilidades de explicación, a saber:

1. La incompetencia de todos los niveles de gobierno es tal, que no solamente no pueden evitar ejecuciones en cinco municipios (los de enero) sino que han visto cómo se llega a 21 con el mismo conflicto (en mayo) sin hacer nada al respecto.

2. No hay incompetencia sino complicidad o indiferencia; pero las autoridades olvidan un detalle: dentro de las cifras de ejecutados no solamente hay delincuentes, sino personas que fueron eliminadas por no pagar “piso” y policías que fueron emboscados.

Uno de los ejecutados de julio fue un comerciante en Tepeaca, quien se negó reiteradamente a pagar piso a los grupos criminales de la zona: le dispararon frente a su hijo que no tenía ni los cinco años de edad a plena luz del día.

A una ejecutada, le arrancaron el rostro. Esos niveles de sadismo los conozco bien y los he visto en Tamaulipas, igual que en Tijuana y Michoacán. Hace décadas se inició esa clase de prácticas y son la marca registrada de dos cárteles en esta zona del país.

Si en enero hubo ejecuciones en cinco municipios y ahora el estado de Puebla anda en los 53, significa que alguien está tomando la entidad. La está limpiando a gran velocidad y le pisó el acelerador desde mayo.

¿Cuántos municipios tendrán ejecuciones para el mes de diciembre? La tendencia señala que, con entera facilidad se contabilizará la mitad del estado.

Que nadie se equivoque: esto no es un tema que le compete en exclusiva a la Secretaría de Seguridad Pública estatal. Es un problema estructural y sistémico que cubre a distintas instancias y no se resolverá con dos o tres mil elementos de la Guardia Nacional.

A la Guardia Nacional le dan diez vueltas los halcones de cualquier grupo delictivo de alto nivel. Si no me creen, pregunten en Tecamachalco o en San Salvador El Verde.

Alguien le abrió la compuerta de la impunidad a quien está arrasando con lo que se encuentra a su paso en el 25 por ciento del estado de Puebla. Mientras tanto, el respetable tiene distintas cajas chinas para atontarse, al tiempo que la entidad sigue en llamas.

Entre las cajas chinas que he visto en los medios locales, hay para todos los gustos: la “guerra” por la UDLAP; el socavón con todo y niños vestidos de perros; un millonario que viajó al espacio y mi estulticia favorita, escrita en Twitter por un corifeo del régimen: “resolvamos esto civilizadamente: ¿los chiles en nogada van capeados?”. Es en serio.

Por cierto, de los 14 municipios que integran al “Triángulo rojo” original (Acajete, Los Reyes de Juárez, Acatzingo, Amozoc, Atzizintla, Cuapiaxtla, Palmar de Bravo, Quecholac, San Martín Texmelucan, San Salvador El Seco, San Salvador El Verde, Tecamachalco, Tepeaca y Tlacotepec de Benito Juárez), solo uno no registra ejecuciones.

Ese municipio es Quecholac. Ahí sí saben defender su territorio de los invasores sin necesidad de disparar un tiro. Es el ejemplo más acabado de feudalización criminal. En San Martín Texmelucan o en Puebla Capital, algo les podrían aprender del difícil arte de la gestión pública combinada con la actividad fáctica.