Modelo Híbrido de Educación: ¿respuesta al posconfinamiento?

Jueves, Mayo 6, 2021 - 13:52

El año de contingencia ha representado nuevos modos de construir y promover el aprendizaje

Maestra en Desarrollo de la Educación Básica y Licenciada en Educación por la Universidad Iberoamericana Puebla; Diplomado en Línea en Innovación para el Aprendizaje (Ibero Puebla); Diplomado en Formación de Tutores en Línea (Universidad Javeriana). Ha sido Coordinadora Interina en la Licenciatura en Educación y Procesos Educativos.

Sin duda en estos tiempos de confinamiento por la contingencia de COVID-19, el regreso a clases presenciales implica tomar una serie de decisiones para ofrecer diferentes escenarios y hacer las cosas de otra manera a como se venían haciendo. No será posible regresar a la vieja “normalidad”, no se podrán ofrecer los mismos contextos a los estudiantes y docentes pues nos enfrentamos a nuevas realidades, por lo tanto, se debe desaprender viejos procesos y aplicar nuevos métodos para regresar poco a poco a la educación presencial que nos exige tomar cierta distancia entre los diferentes actores.

Ciertamente este tránsito debe producirse de manera gradual y por supuesto deben prepararse los espacios necesarios tanto en infraestructura tecnológica como en el rediseño de salones de clases, laboratorios, adaptación de espacios multiusos y distribución de estudiantes por grupo de manera reducida ya que no podrán asistir todos los estudiantes al mismo tiempo, por ello se deben ofrecer diferentes situaciones de enseñanza y de aprendizaje en formato híbrido.

Una buena opción, es el modelo híbrido y flexible de educación o también conocido como Hyflex (Hybrid Flexible). Este modelo, aunque algunos lo han descubierto ahora como alternativa para el regreso a clases en modalidad presencial, fue propuesto por Brian Beatty desde 2006, pero aplica para los momentos que ahora estamos viviendo.

Pero ¿en qué consiste este modelo? Este modelo plantea que el estudiante tenga experiencias de aprendizaje en dos modalidades: virtuales (asincrónico) y presenciales (sincrónico), estos deben estar conectados entre sí y no ser excluyente uno del otro para facilitar una experiencia de aprendizaje integral, además de tener una característica clave que es la flexibilidad. 

"En una clase híbrida flexible (HyFlex), los alumnos pueden elegir asistir a clase ya sea en un entorno cara a cara asignado o en un entorno en línea, de forma sincrónica o asincrónica. La tecnología en línea se utiliza principalmente para proporcionar a los estudiantes flexibilidad en su elección de experiencia educativa, y para comunicarse con el miembro de la facultad dentro y fuera del horario de oficina." (Política original del Senado Académico de la SFSU F12-264 en Beatty 2019:21).

El modelo HyFlex se basa en cuatro valores fundamentales, cada una con un principio rector o universal correspondiente que deben seguir los diseñadores e instructores. Estos cuatro "pilares" proporcionan una base sólida y consistente para los cursos y programas resultantes como se observa en Beatty (2019:52):

 

1. Alternativas para el alumno: proporcionar modos de participación alternativos significativos que permita a los estudiantes elegir entre modos de participación diaria, semanal o temática.

2.   Equivalencia: Proporcionar actividades de aprendizaje en todos los modos de participación que conduzcan a resultados de aprendizaje equivalentes.

3. Reutilización: Utilizar los artefactos de las actividades de aprendizaje en cada modo de participación como "objetos de aprendizaje" para todos los estudiantes.

4.    Accesibilidad: Equipar a los estudiantes con tecnología

 

Según Beatty (2019), la razón principal por la que se debe considerar el diseño de un curso HyFlex es para que los estudiantes puedan elegir cómo completar las actividades del curso en una semana (o tema) determinado. Sin opciones significativas, no hay flexibilidad ... y, por lo tanto, no hay HyFlex. Sin flexibilidad, todo lo que se tiene es un curso híbrido estándar (quizás no sea algo malo, pero tampoco HyFlex). 

La elección de implementar este principio requiere que un instructor valore más la posibilidad de ofrecer opciones de participación a los estudiantes que de lo que valora forzar a todos a adoptar la "mejor" forma de aprender un conjunto de contenido.

La flexibilidad es clave a la hora de presentar los contenidos, así como las actividades para que el estudiante pueda elegir entre realizar todas las actividades o seleccionar entre opciones equivalentes. De este modo, el estudiante construye su propia combinación de participación ajustándola de acuerdo con sus necesidades y a su propia realidad. Pero además de la flexibilidad, haría falta “…reestructuración, y adecuación de espacios educativos físicos que preserven la habilidad y seguridad sanitaria y que acojan servicios tecnológicos, se hacen precisos nuevos enfoques pedagógicos más abiertos, diversos, combinados y flexibles, para abordar una situación que en el ámbito sanitario aún no fue superada” (García Aretio 2021:22). En este sentido, las instituciones educativas tendrán que hacer cambios y tomar fuertes decisiones para enfrentar los retos que se presentan ante esta nueva realidad, ¿están preparadas para ello?

Sin duda este último año de contingencia ha significado tiempos de nuevos aprendizajes, de diseñar estrategias para la modalidad en línea que ha dejado cansancio, estrés, angustia, pero sin duda también buenas experiencias, nuevos modos de construir y promover el aprendizaje y ahora es momento de regresar con nuevos retos a la semi presencialidad. Seguramente hay una variedad de modelos híbridos para enfrentar los nuevos retos, y el modelo Hyflex es una de las respuestas para el regreso a clases en modalidad semipresencial.

 

La autora es profesora de la Universidad Iberoamericana Puebla

Sus comentarios son bienvenidos


Encuesta