La influenza se abatió por medidas contra la COVID

Sábado, Mayo 1, 2021 - 23:55

Los protocolos sanitarios impidieron que el virus de la influenza incrementara su tendencia

Director General de Investigación de la Vicerrectoría de Investigación y estudios de Posgrado BUAP, médico de profesión y doctor en neurociencias. Es miembro del SNI y la Academia Nacional de Medicina

Las medidas sanitarias para mitigar a la pandemia COVID-19, la cual es producida por el coronavirus SARS-CoV-2 han abatido las muertes por influenza a nivel global como lo reportó recientemente la Organización Mundial de la Salud (OMS).

De tal forma que el distanciamiento social, el lavado de manos frecuente, el uso de gel antibacterial y sobre todo el uso de cubrebocas impidió también que nos infectáramos de este otro virus respiratorio que produce fiebre alta, secreción nasal, lagrimeo y tos.

Los datos muestran que en la temporada invernal 2020-2021, donde se da un pico de influenza, en los Estados Unidos de América solo ocurrieron 600 muertes mientras que la temporada pasada murieron 22,000 personas y hace dos temporadas invernales alcanzó hasta los 34,000 decesos por esta enfermedad.

Los reportes de la OMS muestran una tendencia similar en las otras regiones del hemisferio norte, sobre todo en los países de la Unión Europea; y en las regiones del sur del globo terráqueo también se dio el fenómeno con una disminución de la circulación del virus, del número de enfermos y por ende, de muertes.

Esto sin duda es una buena noticia, pero a su vez ha puesto un reto enorme a los sistemas de salud porque las vacunas contra la influenza se elaboran con base en los virus de la influenza que circulan en cada temporada invernal entre el hemisferio sur y el norte. Es decir, ahora se tendrán que elaborar vacunas a partir de lo acontecido en las temporadas de hace dos años para elaborar las vacunas de este 2022 en el hemisferio norte.

Adicionalmente se ha alertado a todos los gobiernos que deben hacer un seguimiento minucioso de los casos de influenza en los niños menores de 5 años, en quienes la exposición temprana a la influenza es absolutamente necesaria para poder tener una respuesta adecuada de su sistema inmune en la edad adulta.

La manera como confrontamos al coronavirus al inicio de la pandemia COVID-19 nos ha aportado datos que deben normar nuestras actitudes futuras como usar cubrebocas al inicio de cualquier enfermedad respiratoria, incluyendo un catarro común. Adicionalmente, lavarnos las manos, no tocar superficies y mantenernos alejados de nuestros semejantes 1.5 metros. Ojalá aprendamos de esta experiencia y tengamos nuevas actitudes al estar enfermos y no exponer a los demás.


Encuesta